Que no se den cuenta de que eres tonto

Auto-equiquetarse. Hay gente que le encanta. En esta era de la velocidad, de tener que sonar ingenioso en 140 caracteres, de las “charlas de ascensor”, del speed-dating, parece que no hay tiempo para poder explicar quién es uno, qué hace, en qué puede ayudar. No hay tiempo ni de pensar. Por eso, y dado que las tarjetas de visita están demodé, hay que etiquetarse. En el perfil de LinkedIn. En la Bio de Twitter. En Facebook.

No vaya a ser que pase desapercibido y no se den cuenta de que soy tonto.

Y digo lo de ser tonto porque el contraste con cómo se etiqueta a sí misma cierta gente no puede menos que ser llamativo. Sir Tim Berners-Lee, el motherfucker que inventó Internet, físico de formación y premio Nobel de vocación se pone en los Hangouts de Google “Web developer”. Como un becario aquí en España, vamos. Y mientras, hay gente que se pone de etiqueta:

CEO de un blog

Esta me genera mucha ternura. Lo digo porque para ser CEO de un blog creo que basta con abrirse una cuenta en WordPress y empezar a escribir, ¿no?. ¿O me he perdido algo?. Bueeeno, aceptamos Tumblr como blog también.

Bueno, yo es que soy un antiguo y aún considero “Blog” a la bitácora personal, la página en la que a modo de diario escribe una persona que habla de los temas que le interesan. Y no el mega-portal de rumores donde se infiere cómo será el próximo iPhone a partir de fotos borrosas de una carcasa supuestamente tomadas en China (y nunca contrastadas). Mito de la caverna de Platón en acción.

Claro que, generar contenido requiere esfuerzo. Y que sea bueno, mucho esfuerzo. Generar bazofia de rumores y refritos es mucho más sencillo. Pero ya lo decían antes: “come mierda: cincuenta millones de moscas no pueden estar equivocadas”. Por eso, presentarse como CEO de un blog, si no eres el dueño de The Verge o estás en conversaciones con Time Warner para que te compre por unos cuantos millones, me parece una tontada importante. Bloguero es más normalito. Gafapasta, pero normalito.

Yo, por si te preguntabas, tengo una web. Desde hace diez años. Punto.

LION

LION == Linked In Open Networker. Es decir, el que no tiene criterio para selecciona su red de contactos y acepta a todo el mundo. O, como es mi caso, que acepto a todo el mundo porque sigo el adagio de un empresario sevillano: “el que un día te trae una mierda, al siguiente puede traerte un tesoro”. Vamos, que contactos nunca sobran. Que los uses o no, es otra cosa. Pero es mejor tenerlos para cuando te hagan falta que no al contrario.

Ponerte en tu perfil que eres un LION (buscad por Internet, os sorprenderá el montón que hay) me parece algo pretencioso. Y es forzar la máquina para decirle al mundo “hey, mirad qué popular soy y el montón de amiguitos que tengo, soy el que más muchos amiguitos tiene en el patio del colegio y tú no, chincha rabiña”.

En fin, con ver que en tu cuenta de contactos pone +500 ya se sabe que no tienes criterio…

KnowMad

Esta es de las últimas etiquetas que he visto últimamente. Como se describe aquí, es la contracción entre las palabras inglesas Conocimiento (Know) y Nómada (Nomad). Así que es un culo inquieto, como siempre se ha llamado a este tipo de personas. Yo mismo. Con curiosidad por las cosas, siempre aprendiendo, interesados por compartir y así aprender aún más…

Se ve que culo inquieto no quedaba bien en las tarjetas (era demasiado largo) y prefirieron algo más cortito. Y en Inglés, que siempre mola más.

¿Y tú?

Pues que acabo de descubrir que soy un Knowmad, LION CEO de un blog. Estoy pensando en ponerlo en mi BIO de Twitter. A ver si me llueven las piedras. Madre, qué de gente tratando de destacar como sea…

j j j

El pertinaz iPad (o iPhone) killer

pertinaz.

(Del lat. pertinax, -acis).

  1. adj. Obstinado, terco o muy tenaz en su dictamen o resolución.
  2. adj. Muy duradero o persistente. Enfermedad pertinaz.

Sea el iPad, el iPhone o lo que sea de Apple, últimamente la blogosfera tecnológica me parece la sección de necrológicas del periódico. Sólo les falta empezar con aquello de “La familia y amigos de Steve piden un ruego por el alma de esta pobre tablet…” cada vez que otro fabricante anuncia que va a publicar las especificaciones futuras de algo que a lo mejor a finales de año empiezan a fabricar.

Porque es así de esperpéntico. Imaginemos esto en otra industria, por ejemplo la del automóvil. ¿Alguien se imagina cómo caerían las acciones de Renault si se descolgaran diciendo que van a fabricar un coche que va a ser el Ferrari-killer, sin mostrarlo?. Porque al menos en este sector, en las ferias, te enseñan un prototipo, en un stand dando vueltas y rodeado de niñas monas que no se qué hacen ahí, porque ni te explican cómo funciona el coche ni nada. Es decir, no se atreven a hacer anuncios de humo y esperan a tener algo más o menos tangible. No acabado, prototipos, pero algo.

En el sector del software / hardware, como es virtual (o eso se piensa más de uno al que la corbata le constriñe el riego del tronco cerebral) se puede anunciar cualquier parida y salir ante la prensa con un PowerPoint, dos papelitos y un PNG pasado por PhotoShop y listo. Y esto no sería demasiado grave, si no estuviera ahí el coro de palmeros blogueros. Porque empresas moribundas como Nokia o RIP (digoooo, RIM) pueden hacer todas las tonterías que quieran. Pero al que escribe su opinión desde su independencia se le debe exigir un mínimo criterio.

Pero claro, esto de los blogs se ha convertido en un negocio (para algunos, yo soy demasiado torpe para ni siquiera pagar el alojamiento de esto, que a fin de cuentas es mi página personal). Y ves comparativas del iPad2 y el Motorola Xoom junto con los modelos que los fabricantes dicen que van a sacar, que sí que sí, que verdad de la buena, para el Verano, o luego, o ya veremos, que te haremos una actualización OTA, y si no me tocas lo que rima… Entiendo que los grandes blogs viven de las visitas a sus sitios y de la publicidad, y que si pones dos semanas seguidas: “Últimas noticias en la guerra de las tablets: no hay guerra, el iPad sigue machacando a sus no-competidores, porque ni se ven” la gente deja de acudir porque total, para que me cuentes lo mismo semana tras semana…

Y nada crea más expectación que una buena pelea, aunque en realidad esa pelea no exista, porque de momento es uno pegando y los demás recibiendo. Y se inventan que si han visto el iPhone blanco, el de colores, te hablan de los rumores de lo que traerá, comparan cosas con precio y duración de la batería con papeles, etc. Pues eso no son “noticias tecnológicas”. Es basura. Es el equivalente a los programas de chismorreo de los famosos, llevado a las máquinas. Son el Hola del periodismo tecnológico. Ni aprendes, ni ves nada tangible. Sólo noticias sacadas apresuradamente repitiendo como papagayos lo que las relaciones públicas de los fabricantes les pasan en las ferias (donde por cierto les pagan los viajes, comidas, etc.) o traduciendo rumores del Inglés al Español.

¿Qué me gustaría a mí, que me creo tan listo para criticar al resto? Dos cosas:

  • menos prisa por escribir chorradas y más profundidad en los análisis. No hay que ser el primero en la fiesta, sino el mejor, que decía el tito Steve.
  • una competencia seria y creíble al iPad. La competencia nos hará más fuertes, es lo que siempre digo. Hará un mejor iPad para los que queramos usarlo y mejores productos para los que no. La situación actual de monopolio de facto de Apple no es buena para nadie, ni siquiera para Apple, que aunque gane pasta a camiones se acaba relajando y, por ejemplo, nos mantiene el sistema de notificaciones de iOS, que está claramente diseñado por un retard.
</rant>
<feed-the-troll-in-the-comments-section>
j j j

Hemos vuelto

Buenas.

Casi un mes sin enviar nada. Esto, más que un Blog, parecía un foro “participativo” de esos de e-administración dirigido a los ciudadanos. Todo el mundo empeñado en que los ciudadanos participen y los pobres administrados que lo único que quieren es que los que cobran por mandar manden y no les molesten…

Venga, dejando a un lado los temas políticos (hay muchos blogs sobre eso), sigo como contaba en esta noticia, con la CPU al 110%. Ahora parece que tengo tres semanitas más tranquilas, sin viajes ni cursos ni Copa Davis ni nada de eso…

j j j