Leyendo para emprender

Cuando el año pasado en Octubre, decidí dejar Isotrol e iniciar una nueva etapa en solitario programando apps para el iOS (el S.O. del iPhone, iPod Touch e iPad) tenía claro que no quería cometer viejos errores de mis anteriores etapas como empresario. Quería crecer y mejorar, como persona, como profesional y como emprendedor. Por ello me metí en Amazon y compré un conjunto de libros que tocan estos tres temas.

Pero claro, comprar los libros no es lo mismo que leerlos. Y leerlos no es lo mismo que comprenderlos. Y, en cualquier caso, lo importante, lo único importante de toda preparación, es aplicar lo aprendido. Leer, comprender, aceptar e interiorizar no son nada comparados con hacer. La parte más importante del Getting Thing Done es, precisamente, el Done.

De momento, llevo leídos:

  • Gestiona mejor tu vida, de Berto Pena, librazo que recomiendo a cualquiera que sienta que no le llegan las horas al final del día.
  • The 4 hour workweek, un libro revolucionario por lo simple que te plantea cómo cambiar las cosas. Hay que leerlo dejándose retar por las nuevas ideas de Tim Ferriss y ser capaz de ser flexibles y responder al reto. Me lo recomendó Jaime Gallo y ha sido una revelación.
  • Beginning iPhone 3 Development ha sido mi primer libro de iPhone SDK, y me ha ayudado a preparar mis primeras Apps. He necesitado leerme también (en formato electrónico, no aparece en la foto) Learn Objective-C on the Mac, para tener una idea del lenguaje que está detrás de Cocoa Touch y no perderme. Este último me ha encantado, porque es muy académico y directo. Si sabes C, o Java, te explica las cosas con profundidad y sin mitos. Pero no te lleva de la manita, ni trata de suavizar según que cosas.

Estoy ahora mismo con:

Y luego vendrán:

  • En Julio, SCJP 1.6 Study Guide.
  • Y en Agosto – Septiembre, mezclaré los libros de Joel Spolsky y Micro ISV con el segundo del iPhone, iPhone SDK 3 Programming.

Por supuesto, seguiremos leyendo en blogs, en PDFs (algo del iPad habrá que mirar), etc. Es fundamental el estar permanentemente formándonos, revisando, mejorando (o intentándolo). Tener curiosidad y ganas de aprender es uno de los ingredientes de la salsa de la vida.

¿Y tú? ¿Con qué libros andas ahora? ¿Me recomiendas alguno?

j j j

Preparando el SCWCD

Pulsa en la foto para ver al autor.

El Sun Certified Web Component Developer es el examen de certificación de Sun sobre las tecnologías Servlet y JSP de Java EE. Me apetecía tenerlo, tras aprobar en 2008 el SCJP y el año pasado el SCBCD. Y en ello estoy ahora, estudiando de cara al día 25, cuando tendré que hacer el examen.

Para pasarlo, estoy usando el libro de Kathy Sierra, Bryan Basham y Bert Bates (de nuevo, esta gente sólo escribe libros) Head First Servlets & JSP. No se si lo he comentado antes por aquí, pero me encantan los libros de la serie Head First. Con tantos dibujitos, fotos y chorradas, aprendes casi sin darte cuenta. Son efectivos, y ayudan a prepararse este examen con el mínimo sufrimiento. Un poco lo que siempre digo al empezar mis cursos: «aquí os vais a reír mucho e igual aprendéis algo».

Además del libro (y de tener los Vouchers para acceder al examen y apuntarte en la web de Prometric), es necesario probar con pequeños programitas Java los conceptos que aparecen en el libro. En mi caso, estoy abusando de mi pequeño Netbook con Ubuntu Netbook Remix, al que le he instalado una versión portable de Java JDK 6 y Tomcat y que llevo a todas partes para repasar. Otra de las herramientas importantes que estoy usando es un mapa mental de la certificación SCWCD creado con XMind, que retoco en Linux y en mi MacBook Pro. Es un work-in-progress, pero podéis verlo en:

http://www.xmind.net/share/dfreniche/

Y, por supuesto, ya me he comprado el simulador del examen de Enthuware. Espero que, como en las dos anteriores ocasiones, me ayude a aprobar.

Ya os contaré si apruebo. Si no, me callaré como una pu…erta 🙂

j j j

Formación

¿Quieres convertir a tu equipo de programadores Java en programadores para iOS?

Si necesitas formar a tu equipo para escribir aplicaciones de iPhone, iPod Touch o iPad, contacta conmigo para un curso a medida.

Sólo alguien que actualmente desarrolla en Java y Cocoa a la vez puede entender a tus programadores como se merecen 🙂

Las certificaciones SCJP 1.5, SCJP 1.6, SCWCD 1.5 y SCBCD 1.3 me ayudan a conocer a fondo Java, así como el haber impartido montones de cursos de sus frameworks. Y subir algunas Apps al App Store me hacen conocer Cocoa y ver la manera más sencilla de realizar la transición.

Si tienes dudas, contacta conmigo.

¿Necesitas formación en Java?

Si tienes alguno de estos síntomas:

  • Tu empresa busca un buen curso de formación relacionado con las tecnologías Java, pero no encuentras lo que buscas
  • Quieres a un profesor con, literalmente, miles de horas de experiencia formando
  • Quieres que el profesor entienda a los programadores, y que sea programador
  • Te gustaría poder hablar en Castellano (no en Informático) con el profesor, y que te asesore
  • Quieres un curso a la carta
  • Necesitas formación en:
    • Java SE, Java EE, Servlets, JSP, JSTL, MVC, Struts, Hibernate, JSF, …
  • Quieres un formador certificado SCBCD 1.3, SCWCD 1.5, SCJP 1.5 y SCJP 1.6
  • No estás convencido del formato «curso en una semana de 25h» y te gustaría adaptarlo

Entonces, ¡yo soy la cura!

Mándame un mensaje, usando el formulario de contacto o bien ponte en contacto conmigo en alguna de las redes sociales en las que estoy, y hablaremos.

j j j

El tablet de Apple va a triunfar donde otros fracasaron

Mis predicciones para el tablet de Apple en 2010
Me pongo el vestido de pitoniso para hacer una predicción en mi blog (a fin de cuentas, como está haciendo todo el mundo) y dar mi opinión totalmente subjetiva basada en un montón de rumores que pululan estos días por Internet. ¿Y sobre qué va a versar tu prosa profética, Maese Nostradamus?. Sobre el tablet de Apple, aparato ya casi mítico en el imaginario colectivo de los seguidores de San Steve Jobs, esperado y rumoreado durante años, y que parece que, al fin, va a aparecer este Enero de 2010, no se sabe si el día 26 o el 27.
¿Un tablet PC? ¿Y por esto tanto rollo? ¿Pero no llevan existiendo los tablets desde que el mundo es mundo? O por lo menos desde el 2000, que yo recuerde… Sí, es cierto. La categoría TabletPC, tal y como la conocemos hoy día, lleva existiendo bastante tiempo. También, cada año, las grandes consultoras (gente que cobran por ser pitonisos, no como yo que encima hago esto de gratis) hacían su predicción, advirtiendo que «este iba a ser el año de los tablets» cada vez que alguna firma de hardware se aventuraba a sacar un modelo con capacidades táctiles. Nos hablaban de sus posibles usos, de un mundo donde en los hospitales, aeropuertos, almacenes, la gente llevaría TabletPCs y no esos pesados portátiles, y que se usaría el stylus (el lápiz) para la entrada de datos, que para eso es un paradigma de interaccion con la máquina más sencillo, y humano, y todo eso. Claro, que estos son también los que cada año nos hablaban de que este sí, era el año de Linux en el escritorio. Viendo que han fallado 10 veces en una década, con toda la cara del mundo proclaman ahora que Linux será el S.O. de la segunda década del siglo XXI. Con predicciones tan finas como estas, sorprende que la gente les escuche. En fin, ¿por dónde iba?. ¡Ah, sí, el TabletPC!
Estamos ahora mismo en una situación similar a cuando Apple presentó el iPod. O el iPhone. Ya existían innumerables reproductores de MP3 en un mercado saturado donde el personal se peleaba a ver quién metía más cosas en un aparato cada vez con más botones y más barato. Y, de pronto, se planta Apple con un aparatito blanco, apenas sin botones, que ni graba, ni tiene radio, ni nada de nada. Y se come el mercado. Redefine la categoría. Ahora se llaman «iPods», y no reproductores de MP3. La clave: iTunes, la sencillez para descargar música y la facilidad de uso del iPod. En 2007, con el iPhone, vuelven a repetir el mismo éxito. ¿Existían smartphones antes del iPhone? Pues sí, pero instalarles cosas estaba vedado a los iniciados. El Apple Store ha terminado con ésto, y de rebote, ha redefinido la categoría SmartPhone: ahora casi todos son táctiles (quitando a BlackBerry, el Dodo de esta industria), tienen su tienda de aplicaciones y piensan primero en la usabilidad.
Pues con el TabletPC va a pasar lo mismo. ¿Qué entendemos por TabletPC? Pues una cosa como éste Fujitsu Siemens Lifebook, que he estado usando en Isotrol hasta mi marcha. Es un PC, con un XP o Ubuntu un poquito adaptado, con una pantalla táctil de baja calidad (no se ve del todo bien, no hay comparación por ej. con una pantalla LED), con un Stylus que emula el ratón, y con algún detalle para que sea más «tablet» como que la pantalla se da la vuelta. Pero, realmente, son un portátil PC con todas sus ventajas e inconvenientes:
– hay que encenderlos y esperar a que arranquen: la BIOS, el cargador de arranque, el S.O., la pantalla de Login, la carga de applets en el escritorio…
– pesan como un portátil, por mucho que quieran ser más portátiles
– los ventiladores que llevan para disipar el calor te impiden cogerlos como un tablet real
– el S.O. que llevan no está pensado para manejarlo como tablet. Es un XP con algunas adaptaciones, como el teclado en pantalla (que existe por cierto desde Windows 95) y con aplicaciones para tomar notas. Pero al final para lanzar una aplicación hay que buscar en el Menú Inicio.
Pese a estas limitaciones, yo le intenté sacar partido y a muchas reuniones acudía con el chisme para tomar notas manuscritas en lugar de con una libreta. O lo usaba para leer PDFs y marcar las partes interesantes o anotar encima de ellos. Y me gustaba, porque eran más que un portátil, aunque no lo que debería de ser un tablet. Con el Fujitsu me estudié, por cierto, el SCJP completo en libro electrónico…
Pero eso no es lo que debería ser un tablet que triunfe. ¿Y cómo debe ser, entonces?. Yo lo veo, como la pantalla del MabBook Air, evidentemente sin teclado, y de 10″ (que según dicen los rumores es el tamaño que va a tener). Sin botones fisicos, al estilo del iPhone: uno para sacarlo del reposo, otro para el volumen, una entrada para auriculares, etc. Y muy fino. Aunque el S.O. que lleven permita ejecutar aplicaciones del iPhone de forma directa (lo que le daría de saque acceso a un catálogo enorme de programas de todo tipo), creo que no va a ser una copia aumentada del iPhone OS, sino algo distinto, que no alcanzo a pronosticar.
«Bueno, y ahora que lo tenemos ¿para qué lo vamos a usar?. ¿Lo va a comprar la gente?. A fin de cuentas, para mini-ordenador ya tengo mi iPhone. Y un eBook Reader no me cansa la vista y es más barato. Y como portátil, donde se ponga mi MacBook…». Estos son los razonamientos que nos estamos haciendo todos los aficionados a la tecnología y clientes de Apple (y de otras marcas). Somos Geeks que ya tenemos un montón de cacharros, llevamos un montón de años probando chismes y miramos con un poco de desconfianza a la idea de este «mestizo» nuevo, al que no sabemos bien cómo tratar ni donde ubicarlo. Y ahí está el problema. No en la nueva idea de tablet, ni en su potencial, sino en nuestros prejuicios. Pensemos ahora por un momento en un usuario que no tenga ordenador, o que tenga un portátil con unos tres o cuatro años, pero que no utiliza a diario, porque es lento en arrancar, tiene virus, le resulta complicado de usar, al que no quiere dedicarle tiempo para aprender a usarlo: sólo lo quiere para navegar por Internet, leer el correo, ver vídeos en YouTube, escuchar música mientras lee algo, etc. No va a editar vídeo. Ni a programar con XCode. Ni va a conectar su servidor local WoW que corre en una Nintendo Wii con su servidor de descargas Torrent, escrito en LIST y que corre en su Sega Megadrive. No es un friki. Es tu madre, que nunca ha usado el ordenador porque «es muy complicado». Y no quiere un iPhone. Bien porque le gustan otro tipo de teléfonos, o porque la pantalla del iPhone es pequeña.

Me pongo el vestido de pitoniso para hacer una predicción en mi blog (a fin de cuentas, como está haciendo todo el mundo) y dar mi opinión totalmente subjetiva basada en un montón de rumores que pululan estos días por Internet. Vamos, lo que se llama una opinión autorizada o voz experta. ¿Y sobre qué va a versar tu prosa profética, Maese Nostradamus?. Sobre el tablet de Apple, aparato ya casi mítico en el imaginario colectivo de los seguidores de San Steve Jobs, esperado y rumoreado durante años, y que parece que, al fin, va a aparecer este Enero de 2010, no se sabe si el día 26 o el 27.

¿Un tablet PC? ¿Y por esto tanto rollo? ¿Pero no llevan existiendo los tablets desde que el mundo es mundo? O por lo menos desde el 2000, que yo recuerde…

Sí, es cierto. La categoría TabletPC, tal y como la conocemos hoy día, lleva existiendo bastante tiempo. También, cada año, las grandes consultoras (gente que cobran por ser pitonisos, no como yo que encima escribo esto de gratis) hacían su predicción, advirtiendo que «este iba a ser el año de los tablets» cada vez que alguna firma de hardware se aventuraba a sacar un modelo con capacidades táctiles. Nos hablaban de sus posibles usos, de un mundo donde en los hospitales, aeropuertos, almacenes, la gente llevaría TabletPCs y no esos pesados portátiles, y que se usaría el stylus (el lápiz) para la entrada de datos, que para eso es un paradigma de interaccion con la máquina más sencillo, y humano, y todo eso. Claro, que estos son también los mismos que cada año nos hablaban de que este sí, era el año de Linux en el escritorio. Viendo que han fallado 10 veces en una década, con toda la cara del mundo proclaman ahora que Linux será el S.O. de la segunda década del siglo XXI. Con predicciones tan finas como estas, sorprende que la gente les escuche. En fin, ¿por dónde iba?. ¡Ah, sí, el TabletPC!

iPod-packaging

iPod original. Foto de Flickr. Pulsa para ver el autor.

Estamos ahora mismo en una situación similar a cuando Apple presentó el iPod. O el iPhone. Ya existían innumerables reproductores de MP3 en un mercado saturado donde el personal se peleaba a ver quién metía más cosas en un aparato cada vez con más botones y más barato. Y, de pronto, se planta Apple con un aparatito blanco, apenas sin botones, que ni graba, ni tiene radio, ni nada de nada. Y se come el mercado. Redefine la categoría. Ahora se llaman «iPods», y no reproductores de MP3. Las claves: iTunes, la sencillez para descargar música y la facilidad de uso del iPod. En 2007, con el iPhone, vuelven a repetir el mismo éxito. ¿Existían smartphones antes del iPhone? Pues sí, pero instalarles cosas estaba vedado a los iniciados. El Apple Store ha terminado con ésto, y de rebote, ha redefinido la categoría SmartPhone: ahora casi todos son táctiles (quitando a BlackBerry, el Dodo de esta industria), tienen su tienda de aplicaciones y piensan primero en la usabilidad.

Fujitsu_Siemens_Tablet_PC

Foto de la Wikimedia. Pulsa para ir.

Pues con el TabletPC va a pasar lo mismo. ¿Qué entendemos por TabletPC? Pues una cosa como éste Fujitsu Siemens Lifebook de arriba, que he estado usando en Isotrol hasta mi marcha. Es un PC, con un XP o Ubuntu un poquito adaptado, con una pantalla táctil de baja calidad (no se ve del todo bien, no hay comparación por ej. con una pantalla LED), con un Stylus que emula el ratón, y con algún detalle para que sea más «tablet» como que la pantalla se da la vuelta. Pero, realmente, son un portátil PC con todas sus ventajas e inconvenientes:

  • hay que encenderlos y esperar a que arranquen: la BIOS, el cargador de arranque, el S.O., la pantalla de Login, la carga de applets en el escritorio…
  • pesan como un portátil, por mucho que quieran ser más portátiles
  • los ventiladores que llevan para disipar el calor te impiden cogerlos como un tablet real
  • el S.O. que llevan no está pensado para manejarlo como tablet. Es un XP con algunas adaptaciones, como el teclado en pantalla (que existe por cierto desde Windows 95 o antes) y con aplicaciones para tomar notas. Pero al final para lanzar una aplicación hay que buscar en el Menú Inicio.

Pese a estas limitaciones, yo le intenté sacar partido y a muchas reuniones acudía con el chisme para tomar notas manuscritas en lugar de con una libreta. O lo usaba para leer PDFs y marcar las partes interesantes o anotar encima de ellos. Y me gustaba, porque eran más que un portátil, aunque no lo que debería de ser un tablet. Con el Fujitsu me estudié, por cierto, el SCJP completo en libro electrónico…

56-apple-itablet-concept-designs-1

56 diseños inventados (concepts) del posible aspecto del iTablet

Pero eso no es lo que debería ser un tablet que triunfe. Vamos, que no va a ser lo que va a sacar Apple. ¿Y cómo debe ser, entonces?. Yo lo veo, como la pantalla del MabBook Air, evidentemente sin teclado, y de 10″ (que según dicen los rumores es el tamaño que va a tener). Sin botones fisicos, al estilo del iPhone: uno para sacarlo del reposo, otro para el volumen, una entrada para auriculares, etc. Y muy fino. Aunque el S.O. que lleven permita ejecutar aplicaciones del iPhone de forma directa (lo que le daría de saque acceso a un catálogo enorme de programas de todo tipo), creo que no va a ser una copia aumentada del iPhone OS, sino algo distinto, que no alcanzo a pronosticar. Aunque el tamaño de pantalla de 10,1″ que se rumorea se parece de forma curiosa a la superficie de 9 iPhones, colocados en un cuadrado de 3×3. Teniendo una pantalla que sea un múltiplo sencillo de la pantalla del iPhone, la emulación de las aplicaciones sería directa.

«Bueno, y ahora que lo tenemos ¿para qué lo vamos a usar?. ¿Lo va a comprar la gente?. A fin de cuentas, para mini-ordenador ya tengo mi iPhone. Y un eBook Reader no me cansa la vista y es más barato. Y como portátil, donde se ponga mi MacBook…».

Estos son los razonamientos que nos estamos haciendo todos los aficionados a la tecnología y clientes de Apple (y de otras marcas). Somos Geeks que ya tenemos un montón de cacharros, llevamos un montón de años probando chismes y miramos con un poco de desconfianza a la idea de este mestizo nuevo, al que no sabemos bien cómo tratar ni donde ubicarlo. Y ahí está el problema. No en la nueva idea de tablet, ni en su potencial, sino en nuestros prejuicios.

Pensemos ahora por un momento en un usuario que no tenga ordenador, o que tenga un portátil con unos tres o cuatro años, pero que no utiliza a diario, porque es lento en arrancar, tiene virus, le resulta complicado de usar, al que no quiere dedicarle tiempo para aprender a usarlo: sólo lo quiere para navegar por Internet, leer el correo, ver vídeos en YouTube, escuchar música mientras lee algo, etc. No va a editar vídeo. Ni a programar con XCode. Ni va a conectar su servidor local WoW que corre en una Nintendo Wii con su servidor de descargas Torrent, escrito en LISP y que corre en su Sega Megadrive. No es un friki. Es tu madre, que nunca ha usado el ordenador porque «es muy complicado». Y no quiere un iPhone. Bien porque le gustan otro tipo de teléfonos, o porque la pantalla del iPhone es pequeña.

Para este tipo de usuarios, llegar a casa y en un momento, tocando un botón, tener el navegador ya dispuesto para buscar algo, consultar el tiempo, leer el correo y dejar el tablet en la mesa del salón mientras vas a hacer la cena va a ser una bendición. Una segunda liberación. Con el portátil ya no tenemos que estar atados a una mesa. Pero hay que sentarse para usarlo. Con un tablet podemos estar haciendo la comida y leyendo el periódico. O llevarlo como bathroom reading de forma más cómoda (ya, ya se que mucha gente se lleva el portátil; un amigo mío se llevaba la guitarra…). Es la máquina para consultar algo antes de irte a dormir, para sacar en el metro de camino al trabajo, la máquina ultraportable que usaremos en el 90% del tiempo. Porque, lanzo esta pregunta a los poseedores de un iPhone / Android. ¿Cuál de vuestros ordenadores es el que usáis más? Efectivamente, el que ya está arrancado. Pues lo mismo, pero con un poco más de pantalla.

En cuanto esté en el Apple Store cae uno… o dos 🙂

j j j

Problemas con XMind: workaround encontrado

Ya he comentado por aquí antes que uso los mapas mentales a menudo para organizar mis ideas. Y los uso para todo. Uno de ellos, que se está volviendo enorme, es el que uso para organizar mis proyectos de «retro-informática». Que si comprar una compact-flash para usarla como disco duro en un Amiga 600, que si montar una disquetera de 5″1/4, esas cosas.

Pues XMind me ha dejado de funcionar en mi Mac. Y no me preguntéis porqué, porque no tengo ni idea de la causa raíz del problema. No se si será haber instalado el SDK para el iPhone, o haber trasteado cosas para prepararme el SCJP / SCBCD, el caso es que XMind ahora no me funciona. Al ser un programa Java, he buscado si dejaba algún log y el error que me aparece es: «No application id has been found». Después de Googlear un rato, parece que este problema se origina cuando Eclipse (o alguna de sus bibliotecas) no está bien instalado.

Sea como sea, necesito que XMind funcione, y he localizado una solución temporal válida. En la web de XMind podemos descargar una versión Mac (un DMG) y una versión «portable». Me he bajado la versión portable y he copiado en la carpeta Aplicaciones de mi Mac las carpetas «XMind for Mac OS X», donde está el ejecutable, y «Commons», que es donde están las bibliotecas de Eclipse que antes no se encontraban. Mano de Santo. Ahora puedo seguir con mis mapas, que es lo que me urge. La solución definitiva, la publicaré si la encuentro.

Os dejo con el mapa de mis retro-máquinas, que está en constante cambio 🙂

Mapa mental de mis máquinas

j j j

Ya ha pasado el mes de descanso mental

Cuando aprobé el SCBCD, el pasado Enero, terminé con el cerebro como si tuviera a Bob Esponja en lugar de meninges. Decidí darme un mes para recuperar la temperatura de funcionamiento normal de mi cabeza. Ese mes ha pasado, y hoy voy a empezar con el SCWCD. Otra sopa de letras. Esta es la certificación de Java EE sobre Servlets y JSP, y alguna tecnología web más.

No tengo ni idea de cuándo me voy a presentar. Esta vez quiero dedicar un mes a leerme el libro y, cuando lo tenga visto, hacer exámenes de prueba tranquilamente. Y luego presentarme.

j j j

SCBCD aprobado, también

Ya comenté en Diciembre que había aprobado el SCJP (Certificación de Sun como Programador Java, v1.5). Pues bien, hace una semana aprobé la SCBCD, la certificación de desarrollador de componentes de negocio, v1.3.

¿Bueno, y qué es ésto?. Una manera de demostrar que medio empiezo a entender qué es un Enterprise Java Bean (EJB), que es, explicado muy llanamente, un componente (un conjunto de clases java, archivos de configuración XML y otras muchas cositas y reglas) que se comprime en formato ZIP y que permite representar datos, tratar mensajes o bien gestionar los procesos de una web. Supongo que los puristas se estarán removiendo en su silla por esta explicación, pero es que no quiero extenderme ni largar un rollo sobre EJBs.

Este año, 2009, me quiero dedicar a «coleccionar» certificaciones. Me explico. Durante unos años he sido profesor errante de diversas materias. Desde Java básico a gestión de proyectos. Y he tenido que leer un par de libros. Creo que ahora es tiempo de recoger y plasmar en titulitos del fabricante lo que se supone que medio controlo.

Algunos de los libros frikis que poseo

Algunos de los libros frikis que poseo

La siguiente certificación va a ser el Desarrollador de Componentes Web (SCWCD). Probablemente después venga el SCJD y a lo mejor alguna certificación Linux, como la LPI-1 (la sencillita).

Pero antes, me voy a dar un mes de reposo mental, que falta me hace, mientras espero el suspenso en la certificación de ITIL Service Manager 🙂

j j j

¡Ya tengo mi iPhone!

De momento, llevo usándolo desde el pasado Sábado (desde que volví de Bruselas, donde he estado cinco días), pero ya estoy enamorado de él. En cuanto tenga un rato (el próximo 17 tengo el examen de SCJP al fin) intentaré comentar mis impresiones (que probablemente no le interesen a nadie, pero son mías) y la lista de aplicaciones imprescindibles que tengo instaladas.

j j j