Perks

Estoy muy pesado con lo bien que estoy en Teamwork. Pero es que tras trabajar toda mi vida como autónomo, que me traten como a un ser humano en el trabajo es un cambio enorme. Probablemente los que estén acostumbrados a trabajar en estartaps verán como normales y estarán acostumbrados a la mayoría de ventajas con las que yo me maravillo. Es lo que tiene haber pasado mucha hambre. Que los filetes se saborean mejor.

Por eso disfruto con mi MBP del trabajo, no el último modelo, sino el modelo exacto que yo quería (no me gustan los modelos de 15″ con ToyBar ™?). Disfruto de poder asistir cada año a la conferencia de desarrollo que yo elija. De tener a mi disposición libros o cursos. De tener unas oficinas alucinantes, aunque esto lo disfruto poco, al estar trabajando como remoto (por supuesto, trabajar a distancia tiene sus ventajas). Disfruto del privilegio que supone tener una máquina de café en cada planta de la oficina, refrescos infinitos o snacks que nunca se acaban. Mi sueño de niño gordo se ha visto cumplido en una realidad de adulto. De adulto gordo.

Todo esto (y muchísimas cosas más, como 30 días de vacaciones, o seguro médico, o planes de jubilación, o etc. etc.) son privilegios. Tenemos la suerte de trabajar en un sector muy demandado y que las empresas busquen programadores como locos. Parece que esto de programar es muy difícil, o que a la gente ya no le interesa, el caso es que somos pocos. Y la demanda no deja de aumentar, así que por ley de oferta y demanda las empresas nos ofrecen más y mejores condiciones. Perks. Pero nunca debemos olvidar que, aparte de un salario aceptable según tu experiencia y unas condiciones laborales dignas, que te pongan una silla Aeron de Herman Miller para trabajar es un privilegio. Recordarlo cada día me ayuda a disfrutarlo. Preferiría no tener que trabajar, claro, pero ya que no soy rico intento disfrutar de lo que tengo que hacer para pagar la hipoteca.

Perks. Tan de moda. Mesas de ping-pong. Futbolín. Consolas para jugar en la oficina. Con estas cosas se quiere atraer el talento. Yo siempre he pensado que son paridas. En primer lugar, el talento, así en abstracto, ni se retiene ni se atrae. Se refieren a personas, pero parece que les da alergia hablar de seres humanos. En segundo lugar, estos juguetes pueden sorprender al principio. Pero no son ni de lejos lo más importante. Yo he descubierto el mejor perk para que la gente no quiera irse. Es un secreto que voy a compartir con el mundo. ¿Preparados?

El mejor perk es estar rodeado de excelentes compañeros. De trabajar codo con codo con buenas personas que además se esfuerzan por ser mejores profesionales cada día. Que te enseñan y aprenden contigo. Que se equivocan. Que aciertan. Que se apasionan defendiendo sus puntos de vista, pero no se enfadan contigo. Gente que te obliga a mejorar porque les ves crecer, estudiar, probar cosas, saber mucho más que tú. Estar con un equipo con el que te ríes, con el que afrontar las inevitables crisis y sinsabores del trabajo no tiene precio. Al final jugarás una o ninguna partida de ping-pong, pero si tu jefe es un capullo al que aguantar cada mañana, eso no hay perk que lo compense. Un proyecto bonito, un grupo de compañeros que realmente lo sean, y no sólo gente que va a la misma oficina que tú, que sean buenas personas y mejores profesionales… dame eso y quédate tú con tus perks y ese dolor de barriga característico al levantarte cada mañana.

j j j

Mi nuevo ordenador es un iPad

Escribo esto en mi “poor man´s iPad Pro”. Es un iPad normal, modelo 2018, color Space Gray. Eso sí, con 128 GB de almacenamiento interno, porque la nube no siempre está disponible. Prefiero controlar mi almacenamiento. Cosas de abuelete. Es un “iPad Pro para pobres” porque me he comprado el Apple Pencil (1ª generación, que es el que soporta este iPad), y un teclado/funda de Logitech. Y, la verdad, el combo me está encantando.

Mi nuevo iPad

En casa siempre hemos tenido un iPad. Desde el iPad 1 (que era oficialmente de mi mujer). Mi primer iPad fue un iPad 3, el primero con pantalla retina. Lo compré para leer libros y comics, entre otras cosas. Pero la verdad es que mi relación con el iPad siempre ha sido de indiferencia/aburrimiento total. No se por qué, pero no era capaz de encajarlo en mi flujo de trabajo habitual. Como muchos informáticos, veía la potencia del hardware del iPad desaprovechada por su software. ¿De qué me sirve tener un procesador y GPU tan potente, o esos resultados en benchmarks, si luego no puedo ejecutar un simple emulador o un entorno de desarrollo en el iPad? Así que siempre volvía al portátil, que para eso tiene teclado y es un ordenador de verdad. El iPad, para que los niños jueguen al Minecraft.

A todo esto siempre han ayudado dos cosas. La primera, que soy un abuelete y prefiero un ordenador en el que pueda trastear por encima de todas las cosas. La segunda, que cuando antes trabajaba usaba mi portátil, por supuesto siempre sincronizado con mi Hackintosh y mi iMac usando Syncthing, Al tener en el ordenador las cosas de trabajo y mis cosas personales mezcladas, era sencillo echarle un ojo al correo o mirar esto o aquello en un momento. La frontera entre trabajo y usar mi ordenador para cosas personales era complicada. Siempre estaba usando el ordenador. Para algo.

Pero todo esto ha cambiado en 2018. El iMac está fuera de servicio actualmente (tarjeta gráfica kaput). Empecé a trabajar en Teamwork.com (la mejor compañía del mundo, en la que estoy súper contento, por cierto, buscamos gente) y me dieron un MBP para el trabajo. Decidí tener completamente separadas las cosas de trabajo y las personales. No instalar en el portátil de trabajo nada que no fuese de trabajo. Por aquello de separar mentalmente los contextos, algo importante si, como yo, trabajas desde casa. Ahora, abrir el portátil de Teamwork significa “cerebro, vamos a trabajar”. cerrarlo significa “esto se acabó, ahora tus cosas”. Pero la realidad es que mis cosas no han funcionado este año.

Sólo el hecho de tener que ir a por el otro portátil, que a veces esté sin batería, subir una mochila, bajar otra… Me daba una pereza infinita. Y cuando me sentaba frente al Hackintosh lo único que me apetecía era arrancarlo en Windows 10 y jugar. Así que ya no tengo Hackintosh. Resultado: he dejado de escribir en el blog, he reducido mi presencia en redes sociales, no voy a meetups y tengo ahora mismo 178 correos sin leer, mis tareas personales, antes organizadas en Things son ahora un desastre… Incluso importar fotos, organizar mi música se ha convertido en un problema. Todo, porque hay que ir a por el ordenador. El ordenador me impide hacer cosas.

Así que me he comprado este iPad. Le tenía ganas al Pencil. Siempre me ha gustado dibujar, pero volvemos a lo mismo: ir a por los lápices, libreta, etc. me suponía una barrera. Y también me frenaba mucho una estupidez mental muy mía: dibujar mal y ¡oh, no!, no poder corregirlo, emborronar el papel… Esto es una tontería, porque lo que yo busco dibujando (como cuando escribo) no es tanto el resultado, sino el placer que me reporta tener el cerebro haciendo sólo una cosa durante un rato. Siempre te gusta dibujar algo bonito, pero lo importante es la práctica, no el resultado (al menos para mí). Obligar al cerebro a hacer sólo una cosa y que el tiempo vuele es el descanso definitivo. Se ve que esto se me había olvidado. El caso es que no dibujaba.

Con el teclado puedo escribir sin limitaciones. Me gustan los teclados físicos, qué le vamos a hacer. Y con este iPad puedo abrirlo y en segundos estar escribiendo en mi WordPress. Fricción cero. Espero que eso se traduzca en volver a escribir.

Así que ahora mismo mi ordenador principal para mis cosas privadas es este iPad. Quiero forzarme a que así lo sea. Aunque tenga problemas y me encuentre con ciertas estrecheces al usarlo. Limitaciones casi siempre debidas al software, bien por la calidad de las apps o por las limitaciones que Apple nos impone. Ya, problemas del primer mundo. Pero para bien o para mal son mis problemas.

Quiero ver si, aún con estas limitaciones, la inmediatez de uso, la menor fricción y la disponibilidad que me da el iPad me ayudan a hacer cosas. Y me quite la manía de tengo que hacer cosas en un ordenador de verdad. De momento, la sensación de liberación es enorme: puedo hacer casi todo lo que hacía con el portátil, excepto programar (ya se, puedo usar Playgrounds o Pythonista, pero para programar sí o sí quiero una consola a mano). Y para programar me estoy planteando una serie de herramientas y workflows que darán para unos cuantos posts. Y puedo hacer otras muchas cosas que en el ordenador no podía hacer o no me apetecía hacer.

Quién me lo iba a decir…

j j j

¿Cuánto cobro por mi App?

Hay muchos artículos por ahí del tipo “¿Cuánto cuesta mi App?”. Yo quiero plantearlo al revés: cuánto debes cobrar por tu App como mínimo para no morir de hambre.

Supongamos que un futuro cliente contacta contigo y te cuenta su fantástica idea sobre una App. Básicamente te dicen cuatro cosas y rápidamente quieren saber cuánto tendrán que pagar. Esto es curioso, porque a nadie se le ocurre ir a un arquitecto y decirle “¿cuánto me costaría una vivienda de 4 habitaciones?”. No se le ocurre, porque no hay respuesta y es evidente: “Pues depende”. Depende de si es un piso o un chalet, si es adosado o pareado, depende de las calidades, ubicación, cuartos de baño… Depende de todo. Pero en lo nuestro, por lo visto, hay que nacer con el ojo de buen cubero de serie.

Y hablando de ojo de buen cubero: ten cuidado con lo que estimas y recalca que son estimaciones. Aunque te va a pasar esto seguro:

Dr. Evil and minions: "We'll ask for estimates and then treat them as deadlines"

Dr. Evil and minions: “We’ll ask for estimates and then treat them as deadlines”

Mis estimaciones

En mi caso, he simplificado el proceso bastante. Cuando me plantean una App así, me pregunto ¿cuántos meses me puede llevar acabarla?. Y pienso en meses. Nada de estimar en horas o en días. Bullshit. Como mínimo, entre analizar, escribir código, pruebas de unidad, pelear con el interfaz, probar, depurar, los iconos, subir a la tienda… Al final se va siempre un mes como mínimo. No te engañes. Lo sabes. Y una vez que tengo el número mágico en meses, multiplico por 4.500 Eur + IVA. Y así sale el precio.

¡OMG! ¡4.500 Eur.! ¡Con la crisis que hay y la de gente que no llega a mileurista y tú aquí diciendo en plan elitista que pidamos 4.500 Eur.! ¡Eso es lucro! ¡Eres una mala persona! ¡A todos nos gusta el dinero, claro, pero decir abiertamente que quieres obtener tanto lucro es avaricia, es ser malo, robar a las viejas, matar gatitos y ser muy de derechas!

Con perdón: More Bullshit

Primero: todos necesitamos dinero. Para comprar bienes y servicios, mayormente. Y claro, tener mucho no suele ser un problema. Al contrario, sí. Todas esas milongas de “los ricos también lloran” son cuentos para pobres, contados por gente que se hace rica. Desde Buda no se conoce a ningún rico que abandonase sus riquezas para ser pobre. Hay gente que hace cosas útiles con su dinero, como Bill Gates. Otros no. Pero el dinero en sí no es malo. Ni bueno. Es dinero. Pero no se va a levantar por la noche a apuñalarte. Recuerda: es un objeto inanimado y sólo te controla si tú te obsesionas con él.

Segundo: ¿piensas que 4.500 Eur. es una barbaridad de dinero? ¿Trabajando como Autónomo (Freelance) en España? Entonces, es que no conoces la barbaridad de impuestos que pagas, ni lo bien que se está dentro de una empresa. Empecemos:

  • Facturas 4.500 Eur. Eso no quiere decir que los cobres. Los cobrarás si el cliente te paga. Luego tienes un riesgo mucho mayor que con un contrato y una nómina. Aunque firmes contratos, como el cliente no te pague vas a tener problemas, y muchos. A mayor riesgo, mayor recompensa, ¿no?
  • Supongamos que el cliente te paga a tres meses. Que sepas que vas a tener que adelantar el IVA de esos 4.500. Que sí, que luego te lo pagarán. O no. Pero de momento prepárate para adelantar 945 Euritos. Dinero que cuando lo pagues no te generará intereses a tí y no podrás usar para nada, porque ya no lo tendrás.
  • Y, además, el cliente no te va a pagar 4500. Te va a retener el 21% en concepto de IRPF. Es decir, que otros 945 Eur vuelan de golpe. Y tus fantásticos 4.500 Eur se transforman en 3555.

¡Bueno, pero eso es un sueldazo de súper rico, porque a ver, 3.555 multiplicado por 12 meses…!

Ya, ya, y también dos huevos duros. 12 meses y dos pagas extra, claro. Despierta. Eres autónomo, ¿recuerdas?. Tienes derecho a pagar impuestos y permanecer en silencio. Dentro de tres meses, igual no puedes facturar nada. Esto sería un sueldazo si puedes facturar todos los meses (lo cual no es normal). Si no, ahora llenas la despensa para las vacas flacas.

  • Y no hemos dejado de descontar. Eres autónomo ¿no?. Pongamos el caso barato, en el que no tienes una sociedad (que es el que estoy haciendo). Hay que pagar las cuotas de la Seguridad Social. Más impuestos. Lo mínimo que puedes pagar: 260 Eur. Tus ingresos mensuales bajan a 3.295 Eur., cortesía de uno de los autónomos más caros de Europa.
  • Claro, programas con un ordenador. Un ordenador que no te facilita tu empresa. Te lo compras tú. Y cuesta un dinero. Y tendrás más de uno, por aquello de que hay que cumplir plazos y si se rompe es tu problema. Consideremos que cada mes lo amortizas con un valor de 60 Eur. Y hay que pagar electricidad, que trabajando en casa se está muy bien, pero hay que encender luces, poner calefacción (o aire acondicionado en verano), etc. ¿Otros 60 Eur. al mes?
  • Odio llevar los papeles. Así que contrato una gestoría. Otros 60 Eur. que se van al mes.
  • ¿Utilizas algún servicio para crear estas Apps? Por ejemplo, hay que pagar 80 Eur al año a Apple para publicar Apps. Otros 80 al año por Dropbox, para tener una copia de seguridad en la nube, que para eso soy un profesional. Y Evernote, o Vimeo… ¿Contamos con 20 Eur / mes en servicios de Internet? Por cierto, apunta la conexión a Internet en sí, que se me olvidaba.
  • Software. Que muchas veces hay que comprar. En mi caso, uso Pixelmator en lugar de Photoshop para ahorrar algo. Pero los 50 Eur / mes en software puede no ser una exageración. Es más, es muy poco. Compra una licencia de Unity, de Xojo, App Code o Adobe CS y verás qué divertido.
  • ¿Tienes una habitación dedicada a oficina en casa? Esa habitación te ha costado dinero tenerla, y ahora no la usas para otra cosa. La usas para esto. Luego la pagas. Y tiene muebles, cables, routers, SAIs, enchufes, etc. Y todo cuesta dinero.
  • Así que, tras todos estos gastos, piensas ¿bueno, y si me quedo sin trabajo (parado) o me tengo que jubilar? Un empleado por cuenta ajena tiene las espaldas algo más cubiertas (cada vez menos). Aquí depende de la previsión de cada uno, pero al menos 500 Eur deberían ir a una hucha para estas cosas.

Como puedes ver después de todo, no se pedía tanto dinero con los 4.500. Y no te engañes a ti mismo: si pides 800 Eur. por hacer una App y no estás dado de alta como autónomo estás perdiendo dinero.

¡Es que acabo de empezar!

¡… Y claro, tú vienes con los 4.500, empujando, en plan bravucón, diciéndome lo que debo cobrar, etc.!

Querido lector. Hay tres posibilidades:

  1. Perteneces al batallón de los tristes. Este batallón está integrado por los que dicen querer algo, pero no hacen nada por conseguirlo. Por los que siempre están llorando. Por los que envidian el avance del resto. Por los que siguen haciendo webs con WordPress. Con eso no os vais a ganar la vida decentemente. Mirad otras opciones mejor pagadas. Hay que cambiar, eso sí. Es más cómodo llorar.

  2. Estás empezando y quieres hacerte un nombre, y por eso tiras los precios. Correcto. Pero se está empezando hasta la tercera App. No se está en esta etapa 10 años.

  3. No te habías planteado que estabas haciendo el tonto. En este grupo he estado yo hasta hace no mucho. Y en el grupo 2, claro. Repite frente al espejo 10 veces, todos los días, en voz alta: “debo cobrar 4.500 Eur. por App y no soy una mala persona”. Hace milagros

Por cierto, y antes de que os abalancéis sobre los comentarios a ponerme a caer de un burro (always welcome, BTW), probad alguna calculadora del coste de una App, a ver qué os sale.

¡ Que lo facturéis bien !

j j j

La NSSpain

La NSSpain es una conferencia dirigida a programadores Cocoa, tanto iOS como Mac. Al final, todo lo que empieza por NS* viene a ser un aviso del estilo de esto va de programar con el lenguaje ese raro de los corchetes. Por cierto, la insistencia en el prefijo NS (como las NSCoder Night) viene del S.O. NextStep donde se gestó el framework Cocoa y donde estuvo mantenido en crio sueño hasta su popularización, primero en el mundo Mac y luego definitivamente gracias al iPhone.

La NSSpain va a tener lugar en Logroño (La Rioja – España), aunque es una conferencia internacional. Viene gente de diferentes países y los ponentes son nacionales (los menos) y muchos extranjeros. La lista de ponentes es excepcional (dado que yo soy la excepción que confirma la regla) y van maestros como Fernando Rodríguez, de AGBO (el gran Jedi Master Cocoa) o Alfonso Alba (mi maestro Git, que me hizo abrir los ojos y cuyo curso de Git no deberías perderte si en 12 h quieres enterarte al fin de qué va Git). Por el precio que tiene la NSSpain es un regalo, viendo la gente que viene.

Se desarrolla íntegra en Inglés (por aquello de que es internacional).

<English-fear-rant>

Acabo de sentir una conmoción en la parte cateta de la fuerza “¡oh, Dios, mi Inglés no es lo suficientemente bueno para enterarme de las ponencias! Es más, todos se van a dar cuenta y se van reír de mi. Me sacarán al escenario desnudo a leer trabalenguas, y finalmente vendrá Godzilla y me arrancará la cabeza”. Vamos a ver, que se va a estar hablando de punteros, bucles, bloques, objetos… que nadie se va a poner a declamar a Shakespeare. Que con un vocabulario mínimo puedes perfectamente seguir una de estas charlas. Hay que perderle definitivamente el miedo al Inglés: es el primer lenguaje que debes aprender si quieres programar.

</English-fear-rant>

Así que este Septiembre nos veremos allí (del 16 al 19). Yo acudo como ponente (tras varios intercambios de correo, logré engañarles y hacerles creer que podía impartir una charla con cierto criterio; ahora lo malo es que hay que impartirla). En mi caso, voy a actuar dos veces: el día previo a la conferencia, con un taller de Core Data fundamentos, para explicar lo necesario (y algo más) para funcionar con Core Data. El primer día de la conferencia, vuelvo hablando de Core Data con algunos trucos avanzados, librerías y utilidades que suelo usar para mis proyectos.

Y claro, como en toda conferencia, además de los ponentes lo mejor suele ser la gente, la comunidad Cocoa. Gente que conozco físicamente o sólo por Twitter, pero que aprecio y respeto, de la que siempre aprendes y con la que quieres estar. No me voy a poner a nombrarlos uno a uno, porque sería una pesadez y de todas formas les voy a ver allí.

Lo que me lleva al último punto: que nunca he estado en Logroño. Así que este viaje me va a permitir ver algo (supongo que no mucho, que yo se cómo son estas cosas luego) pero al menos darme un paseo por la ciudad y tomarme un café en el centro, que es lo que me gusta.

Ya sabes: Logroño está cerca de todos lados (al menos, más cerca que Cupertino para muchos), el precio es de risa comparado con lo que vas a aprender, conocerás a gente alucinante y te lo pasarás pipa con personas que te entienden cuando les hablas excitado de programación. No como tu pareja, que te escucha y asiente, pero que realmente no sabe de qué le hablas.

Nos vemos en la NSSpain.

j j j

Primera conferencia de la Asociación NSCoders España

El movimiento de las NSCoder Nights que está recorriendo España es simplemente espectacular. Luchando contra todos los prejuicios que habitualmente tenemos los informáticos para hacer comunidad, hemos creado grupos en muchas capitales de provincia que se reúnen de forma regular. Si no has ido a ninguna NSCoder, y tienes alguna cerca, seguramente te encantará. Es el sitio al que puedes ir a hacer terapia, un poco como alcohólicos anónimos, donde encuentras gente que le interesa de verdad lo que le cuentas y quiere aprender y enseñar. Porque ya te habrás dado cuenta que cuando tu mujer te dice “sí cariño” tras explicarle lo que te gustan las categorías de Objective C, realmente no te está escuchando, ¿no?
El paso natural era encauzar estos esfuerzos individuales para hacer algo más grande, por y para los programadores Cocoa de España. Para ello, hemos constituído una asociación, la Asociación NSCoder_es, cuya web es nscoders.org donde puedes encontrar toda la información. Objetivo: compartir, aprender e impulsar Cocoa en España. No, por desgracia su objetivo no es hacerme rico. Lo propuse, pero lo rechazaron. También me rechazaron el jamón gratis de regalo.
Así que ya tenemos la reuniones locales, pero ¿por qué no hacer una conferencia, de programadores para programadores, y que encima sea gratis? Si fueran mujeres, sería perfecta!
Por eso estoy entusiasmado de poder asistir (y si me dejan, incluso de hablar) a la primera conferencia que organiza la asociación NSCoder España en Vilanova i la Geltrú. Tendrá lugar los próximos días 29 y 30 de Octubre, sábado y domingo, y antes del puente del 1 de Noviembre
¡Déjate de excusas, que si no tienes tiempo, que si necesitas planificarte con más antelación…! ¡Tú y yo sabemos que lo que te gusta, tu vicio confesable, es programar! ¿Nunca has hecho alguna locura de forma impulsiva? Ahora es el momento!
Te esperamos en la primera conferencia NSCoder ES en Vilanova i la Geltrú. Recuerda: 29 y 30 de Octubre. ¡Que es gratis!. Toda la información estará en la web de la asociación NSCoders España. ¡Ah, y no hay que estar asociado para asistir! Sólo querer hablar de Cocoa.
j j j

Café y Cocoa

Cafe y cocoa

Cafe y cocoa

Así, sin más fanfarrias ni historias, le doy el pistoletazo de salida a algo que hace mucho tiempo tenía ganas de hacer: un videocast. Concretamente este se llama Café y Cocoa, y no es un curso, ni un tutorial. Es un “voy a hablar hoy de lo que me apetezca”, así que, aunque parezca que va a tener un orden lógico, estad preparados para lo peor 🙂

Quedan muchas cosas por hacer. Me gustaría publicarlo en iTunes. Y traducir el tema al Español. Y mejorar muchas cosas. Pero como ando escaso de tiempo, y al final lo fundamental es que al que le guste, que se vea los vídeos, voy a hacer un “release early” pero ya. Así que consideradlo en Beta, como todos los servicios de Google 🙂

He procurado hacer vídeos cortos, y esa va a ser la tónica, para no aburrir a las ovejas. Se agradece feedback, aquí, en Café y Cocoa, por correo, en Twitter o por señales de humo. Ánimos e insultos son bienvenidos, como siempre.

¡Mamá, ya soy videocaster! ¡Y cumplo la Ley Emilcar!

j j j

Sensaciones olvidadas

La felicidad se compone de muchas pequeñas cosas. Eso es lo que se dice. Hoy me ha sorprendido comprobar que rescatar sensaciones que se creían ya olvidadas también nos hace un poquito más felices.
Es como en el cuento del Rey y el Pastor, donde el Rey saboreaba como nunca una sopa en la cabaña del Pastor, disfrutándola tras una caminata y pasar frío en el bosque. Y todo porque redescubría una sensación: el hambre.

Pues hoy me ha pasado eso, primero con una máquina de petacos. Un pimball. Esos chismes que se enchufaban en la pared, eran del alto de una mesa y tenían un cristal bajo el que corría la bola. Y que si les pegabas muy fuerte se bloqueaban y ponían la tan temida sentencia en sus primitivas pantallas: TILT. He disfrutado como un niño (y con mis hijos) jugando a una máquina que ya creía perdida en el abismo de los tiempos. Ellos se han subido en una silla y se han apoyado a un lado sobre el cristal, mirando la bola. Y yo he retrocedido 25 años de golpe, a mis tardes en la piscina, cuando el Space Invaders o el Galaga eran casi ciencia ficción, y había casi profesionales de los petacos.

La verdad es que lo primero que pensé al echar el dinero en la máquina fue: “vaya, la resolución de este juego es casi perfecta, y hay que ver lo bien simulada que está la física de la bola”. Pero es que era una máquina del mundo real, y no de Matrix 😉

El segundo momento dejavú ha sido cuando me he visto solo, sentado en la piscina, sin poder bañarme (esperando a uno de los niños volver del miniclub). No tenía a mano nada para leer. Ni el iPhone. Ni ningún cacharro electrónico. Ni nada con lo que entretenerme. Y me he puesto a repasar cosas mentalmente. Hasta que ha llegado el momento: me he aburrido. Hacía siglos que no tenía el tiempo ni la oportunidad de aburrirme. Y, como cuando sientes miedo en una película de terror, lo he disfrutado. Es casi un lujo en estos tiempos que corren de no parar. Aunque me ha durado poco. Pero ha sido estimulante: elegir aburrirse y disfrutarlo. Un poco extraño, pero recomendable. Relaja mucho.

[Este post se ha escrito de cabo a rabo en un iPhone 3Gs, con la App de WordPress. Para que luego digan que los teclados virtuales son incómodos ;-)]

j j j

Cómo montar un volumen en el arranque de Mac OS X

Como creo que ya he comentado antes, soy el orgulloso propietario de una Time Capsule de 500 GB. Este gadget es un producto extraordinario, ya que me sirve como punto de acceso WiFi, router hacia Internet, disco duro en red y disco para las copias de seguridad de Time Machine. Como dispone de una entrada USB, le he conectado un HUB USB y tengo conectado un disco duro Maxtor de 750 GB y una impresora (también es servidor de impresión). Pero mi TC no es el motivo de este post.

Utilizo iPhoto para almacenar y gestionar mi colección de fotos personales. Mi mujer tiene un Macbook y, lógicamente, tambien tiene las fotos de la familia, los niños y los viajes en su equipo. Toda persona que utilice dos ordenadores sabe que, si quieres mantener la información sincronizada necesitas de algún programa que te ayude, ya que el estado natural de las cosas es desordenarse. En este caso la solución fue sencilla tras un poco de Googling: crear una carpeta en la TC, pasar allí la biblioteca de iPhoto y usarla en modo compartido. iPhoto permite abrir una biblioteca compartida y las fotos que se graben en ella se copian también en el ordenador desde el que se usa.

Claro, que para que eso funcione, el volumen de la TC en el que está la biblioteca compartida debe estar montado. Y es un engorro montarlo cada vez que voy a usar iPhoto. Siempre se me olvida y al final sale una ventana preguntándome por la biblioteca de fotos. Así que necesitaba automontar ese volumen en el arranque. Google me ha mostrado muchos métodos, con automount, tocando ficheros desde la línea de comandos, etc. etc. Pero creo que el método más sencillo (y efectivo) es ir a Preferencias del Sistema, Cuentas y en Arranque podemos añadir los programas que queremos que se lancen al iniciar sesión. En mi caso, con añadir la carpeta ShareTC (donde está la biblioteca de iPhoto) ha bastado. Tan sencillo que no lo encontraba…

Aplicaciones de inicio

j j j

De vuelta de las vacaciones, disfrutando del estrés vacacional…De vuelta de las vacaciones, disfrutando del estrés vacacional…

Bueno, ya no tan vacacional. Llevo ya dos semanas trabajando, pero en este caso, sarna con gusto… He tenido cambios en el trabajo que me darán casi para otro blog, ya os contaré. El caso es que estoy ahora sentado en el salón de mi casa. En el patio están los andamios de los pintores. Sí, estoy disfrutando de esos placeres tan típicos del verano, que no son la sangría y la paella (además, eso es comida de guiris; los españoles comemos paella, pero rara vez tomamos sangría. Tinto de verano, todavía, oiga). Los auténticos placeres de verano son las obras.

Que me pierdo. Es fácil no concentrarse si:

  • dedicas una semana de tus vacaciones a mover media casa para los pintores. Una de mis aficiones es la retroinformática, coleccionar ordenadores. Y no sabéis cuántos puedo tener por ahí guardados. Con sus disquettes, fuentes de alimentación, monitores…
  • te vas dos semanas a “descansar” con dos niños muy pequeños. Vuelves más cansado de correr tras ellos, digo, de descansar.
  • dedicas la semana de vuelta a seguir pintando y empiezas a trabajar, todo a la vez.

Estoy ahora mismo en unas jornadas de trabajo extenuantes, pero que me están dando muchas satisfacciones. Espero que pueda vivir para contarlo.

j j j

Haciendo el Enjuto mojamuto con mi pda

Asi llevo un rato, como en el episodio de enjuto mojamuto “el peor dia de mi vida”, reiniciando el Windows Mobile 5 de mi iPaq hw6915, “apagando y encendiendo el router”, que se traduce en apagar el teléfono, encenderlo, meter el pin y volver a conectar a la red GPRS, reiniciando win mobile de nuevo…

Lo peor que puede pasarle a una persona en la vida es que se acostumbre a una tecnología que siempre funciona y que de repente falle. La frustración, e incluso el pánico que se generan cuando las cosas no funcionan “como siempre” son enormes. Pensemos en lo que pasa cuando hay un apagón largo. O el pánico que se desató cuando la red movil de vodafone cayo en españa. O lo que nos cabrea que no arranque el coche “justo ahora”. O el típico remedio casero para arreglar cualquier aparato electrónico que falla: darle un golpecito.

Somos, como en casi todas las ocasiones, animales pasionales y no racionales. No pensamos en los cientos de veces que en los ultimos años ese coche se ha encendido a la primera, o ese modem se ha conectado a internet. Porque si fuéramos un poquito más listos simplemente intentaríamos solventar el problema dando un rodeo. Aunque lo normal sera que sigamos un rato probado con el dedo en el reset, por si acaso.

Y el caso es que mientras hacía todo ésto he conseguido escribir este texto en la iPaq… No tenemos remedio.

Os dejo con Enjuto, que lo explica mejor que yo:

j j j