Escribir en lugar de leer

Leer el correo. Los feeds. Consultar Twitter. Mirar mi grupo de Amiga and friends en Facebook. Ver un vídeo en Youtube. Consumir. Leer. No reflexionar.

Sin pretenderlo, a lo largo de los años he terminado escribiendo bastante. No sólo en el blog, ni en el correo, que eso lo hacemos todos. En revistas, como PCWorld o MacWorld (un minuto de silencio por esta última). O preparando material para algún curso. El caso es que es algo que me gusta, además de tener que hacerlo para ganarme la vida.

Cuando era adolescente, además de leer mucho escribía algunas cosas. Y es algo que me gustaría volver a hacer. Por eso, me voy a proponer lo siguiente: escribir antes de leer. Escribir el mismo tiempo que dedico a consumir información. Aprovechar los huecos del día escribiendo algo, lo que sea, para fomentar el hábito. Hacer eso, en lugar de dejar a mi mente vagabundear por Twitter y Youtube. Y si lo que sale es basura, borrarlo, pero si es aceptable publicarlo. Creo que dedicamos mucho tiempo a anestesiarnos el cerebro haciendo lo sencillo. Leer en lugar de escribir, escuchar en vez de pensar, dudar en lugar de tomar decisiones. Así que voy a centrarme y escribir más.

Dejad de leerme y haced lo mismo.

j j j

Mi participación en la 7ª Betabeers de Sevilla

Hablando en la Betabeers de Sevilla

Hace ya algunos días (concretamente el pasado 24 de Enero) se celebró en Sevilla la séptima Betabeers SVQ. Estas Betabeers, para quien no lo sepa (yo entre ellos no hace mucho) son reuniones de informáticos con diversos intereses, en las que se exponen temas y en los que su punto fuerte es el networking que se puede hacer. Es decir, que conoces a un montón de gente, lo cual te puede servir para que te echen una mano si estás atascado en un problema, para no sentirte solo siendo el único programador Clojure de tu ciudad, para encontrar empleo (si te sabes vender), buscar compañeros para un proyecto o, por qué no, contratar a alguien.

Los orgaizadores tuvieron la amabilidad de invitarme y brindarme la posibilidad de hablar sobre cómo iniciarse en el desarrollo iOS. Acostumbrado como estoy a estar siempre hablando de lo mismo a veces pienso si no seré un pesado y que todo el mundo ya sabe programar para iOS. Pero parece que no, así que aproveché para contar cómo empezar en esto de iOS y, ya que estaba, para promocionar la NSCoder Night de Sevilla (nuestra reunión de programadores Cocoa en Sevilla). Espero que la charla en sí gustase y fuera instructiva. Divertida, a juzgar por las risas lo fue. Si he atraído al lado correcto de la Fuerza a unos cuantos Sith me sentiré satisfecho.

Ambiente en la Betabeers

Tras las charlas (en esta ocasión también nos hablaron de cómo dar de alta bugs en Debian y de cómo realizar activismo social en Internet, charlas ambas muy interesantes y recomendables, como sus ponentes, @amayita y @edipotrebol) se retiraron las sillas y, ya todos de pie en corrillo, empezó la parte de “beers” de la reunión. Al estilo de una reunión de autoayuda, nos fuimos presentando y contando cada uno lo que hacemos. Es una buena manera de romper el hielo y conocer de un vistazo a gente con intereses similares a los tuyos.

Y tras estas primeras cervezas “de fogueo” nos fuimos a una cervecería donde, por un precio muy bueno salimos ciegos de comer y beber. En mi caso, Coca-Cola, que tenía que conducir. Soy un triste, ya lo sé…

Si quieres ver el ambiente, aquí hay un montón de fotos del evento.

Cosas que me han sorprendido

No tenía expectativas creadas, ya que era la primera Betabeers a la que iba en mi vida. Pero me esperaba una reunión pequeñita de programadores locales. Todos hombres. Varias sorpresas:

  • de pequeñita, nada. 70 personas es una reunión con nombre y apellidos. Esto no lo “juntamos” en una NSCoder Night ni pagando.
  • de local, nada. Allí había gente que ahora vivirá en Sevilla, pero que era de toda España. Esto me lo esperaría en Madrid o Barcelona, pero uno tiende a seguir pensando en Sevilla como un pueblo… el más bonito del mundo, eso sí 😀
  • multinacional. Había gente de otros países. Los había incluso que no hablaban Español, lo cual siempre da pie a una charla en Inglés. Esto es muy bueno, porque nos aporta la experiencia y puntos de vista de fuera.
  • había mujeres. Sin ir más lejos, Amaya que habló de Debian. Quien me conoce sabe que me da igual cómo seas, siempre que sepas hacer bien tu trabajo. Pero es raro encontrarse con mujeres en nuestro sector (una pena, esto parece un seminario). ¡Pero con mujeres que hablen de Debian!. Eso es para nota. Si llega a abrir una bash entro en shock… Aunque esto cada vez me pasa menos: en las últimas conferencias en las que he estado (especialmente en el iOSDevUK) he conocido a cada “mónstrua” que te deja pensando: “¿y ésta de dónde saca tiempo para meterse todo eso en el cerebro?”.
  • muy, muy bien organizado todo. El sitio, la división en tiempo, la forma de facilitar el networking

Resumiendo este rollo: volveré, como dijo Schwarzenegger en Terminator.

j j j

Resumiendo 2011

Reloj. No marques las horas. Que el 2011 se acaba... Foto de Flickr. Click para ver original

Reloj. No marques las horas. Que el 2011 se acaba... Foto de Flickr. Click para ver original

El otro día, mientras buscaba siguientes acciones y repasaba tareas en mi sistema GTD (en el que uso Things e iCal entre otros) me encontré con una tarea titulada: “Escribir post resumen año”. Era del año pasado. GTD, pese a lo que mucha gente piense te hace ser más productivo pero no te permite “hacerlo todo”. Te centras en acabar aquello que es realmente importante. Y hay cosas que pueden quedar aparcadas. Estas cosas aparecen en las revisiones, que para eso están. Lo importante: hacer primero las cosas importantes. Las otras, a veces no son ni necesarias.

El caso es que este año sí que quiero cumplir e instaurar una costumbre. Cada año quiero, en Enero, plantearme una serie de retos, de objetivos, de propósitos, de cosas a cumplir. Revisarlas durante el año, para ver si voy cumpliendo, y luego, en Diciembre, echar la vista atrás. Para mortificarme con las cosas no conseguidas (que será lo más normal, dada la tendencia que tenemos a autoflagelarnos), pero para disfrutar igualmente con aquello que nos planteamos hacer y hemos hecho. Nos merecemos una auto-palmadita en la espalda cada vez que hacemos algo bien. Y muchas veces, cuando conseguimos algo que nos ha costado sangre, sudor y lágrimas no dedicamos ni cinco minutos a sentarnos, reflexionar y disfrutar de ese pequeño triunfo. Así que escribiré posts resumen de cada año a partir de ahora.

Nota: además, me empujó a ello que Xelecto había escrito el suyo.

Este año realicé la revisión del 2010 en Febrero del 2011, un poco tarde. Pero los propósitos de año nuevo los llevo apuntando en una libreta desde Navidades de 2009. Así que este año es la tercera vez que los preparo. Y, al menos a mí, me funcionan. Me ayudan a saber por qué me levanto cada mañana, qué quiero conseguir, qué es realmente importante. No apunto cosas como “ser feliz”. Si considero que para ser feliz tengo que visitar, al menos una vez en la vida la India, entonces el objetivo será hacer un viaje. Que se descompondrá en tareas, claro: conseguir pasta, actualizar el pasaporte, buscar vuelos… Pero todo empieza con plantearte qué quieres. Que no es fácil. Si te preguntan “¿qué necesitas para sentirte mejor?” veréis que no es sencillo responder a esta pregunta.

Resumen del 2010 2011

2011 ha sido un año “montaña rusa”. Comencé el año publicando dos mini aplicaciones en la App Store (que, por cierto, tengo abandonadas; ahora les toca). Y con muchas dudas. Dudas sobre si debía volver a trabajar por cuenta ajena, sobre si me había equivocado, sobre si daba la talla, sobre si podría aprender. Cocoa no me entraba en la cabeza. Problemas de salud de mi padre. Estaba amargado. Enero y Febrero. Malos tiempos.

Como estaba pensando demasiado y programando poco, me lancé a una “orgía” de impartir formación: cursos de Java de todos los colores: básicos, avanzados, de Java EE, de preparación para las certificaciones, de frameworks (Struts2, JSF). Hasta impartí un curso de programación en C (que, por cierto, disfruté como un enano). Me metí una sobredosis de trabajo, para sacudirme las tonterías de encima. Y funcionó. Incluso pude desarrollar una App para iPad (la primera). Y volví a escribir para una revista, con pequeñas colaboraciones en forma de columna (iPhone World). Lógicamente, se cumplió la Ley DFreniche del agobio en el trabajo: “las mejores ideas para programas se te ocurren justo cuando no tienes tiempo para programar” (Citation needed).

Llegó el verano. Me fui de vacaciones. Y me picó el bicho del freelancing de nuevo. No quería trabajar para nadie. Esto iba a funcionar. Era capaz de todo. ¡Voy a ponerme la capa y los leotardos, puedo volar!. Me ayudaron varias cosas a volver a tener ganas. Primero, facturar, que siempre se nota. Sentirme útil. Ser capaz de hacer la App de iPad. Y ser contactado por varias empresas que querían contratarme, en base a mi perfil en LinkedIn. Muchas de ellas, muy interesantes. Que alguien considere contratarte, tal y como están las cosas, es señal de que algo estás haciendo bien. O eso, o mientes maravillosamente 🙂

Encima en Agosto pude comenzar a programar para WebOS y aprender JavaScript. He disfrutado / sufrido con el desarrollo, pero he aprendido mucho. Y en Septiembre acudí al iOSDevUK, una experiencia fantástica. Lo mejor: conocer un trocito de Gales y estar con Fernando y Bernardo. Y luego vino la conferencia NSCoder ES en Vilanova i la Geltrú. Y empecé a grabar Café y Cocoa. Y ahora José Antonio Blanco me deja hablar con él y otros cracks como él de vez en cuando en We.Developers. Y me entrevistó Luis-Philippe. Y estoy preparando varias Apps para iOS. Y he escrito dos artículos para MacWorld. Y…

Muchos proyectos, muchas cosas terminadas en lo profesional. Y en lo personal. Me planteé este año acostumbrarme a hacer deporte, y se ha convertido en un hábito. Si paso 3 días sin correr / caminar me siento mal. Ya lo que me cuesta es no hacer nada. Me planteé perder peso, y eso lo he conseguido a medias (he recuperado parte del peso, los mantecados). Pero no me preocupa, mientras siga haciendo deporte. Me fijé como meta correr la nocturna del Guadalquivir y lo hice, aunque acabé bastante mal :-D. Y de propina, me caminé 23 Km. en el Homenaje a la 101 de Ronda, que repetiré en 2012.

Y claro, otras muchas cosas no las he conseguido. Hay defectos personales en los que tengo que trabajar. Y un proyecto se convirtió en una pesadilla horrible, de lo peor del año. Este año me gustaría leer libros no de informática, para variar. E insistir en hacer lo que sea preciso para conseguir cumplir mis sueños. Tengo suerte de tener la mujer y la familia que tengo, de ganarme la vida con una profesión que me apasiona, de tener amigos de verdad y conocer a un montón de gente interesante. Es hora de devolver, en forma de trabajo bien hecho, de esfuerzo y de responsabilidad. Y de alegría.

Feliz 2012. Puedes hacer que este año sea como tú quieras. No te resignes. Yo no lo voy a hacer.

j j j

Entrevista en Louesfera

Louis-Philippe ha tenido la gentileza de hacerme una entrevista y publicarla en su blog. Hablo de cosas que probablemente ya he comentado aquí, pero así no hay que leerse el blog entero 🙂

¡Qué le vamos a hacer! Me hace ilusión

j j j

Mis Gadgets estas vacaciones

Después de leer este post en El Blog de Serantes, me he sorprendido por coincidir en la idea y en el tiempo con David. Pero el tuvo la idea antes (como un año antes), luego la paternidad está clara. 🙂
Este verano, antes de salir, me repetí varias veces aquello de “menos es más”. Revisé mentalmente todos los cacharros que me suelo llevar y el uso que realmente les acabo dando. Y tomé la decisión de reducir al máximo mi arsenal tecnológico.

Lo que no me llevo

  • mi cámara DSLR Nikon D70. Ya un poco vetusta, pero no deja de ser una excelente cámara. No me la llevo porque luego me da pereza llevarla para un rato, no quiero dejarla sola en la piscina y mucho menos llenarla de arena en la playa. Para fotos casuales, mejor mi iPhone 3Gs y para algo un poco más complicado, nada mejor que la pequeña Sony.
  • mi videocámara. Graba en SD y en cinta MiniDV, pero funciona muy bien. Y no ocupa demasiado espacio. Pero las cintas eran un caos, no tenía claro qué estaba pasado al ordenador y qué no, etc. Encima es un cargador más, otra bolsa… Nada, los vídeos los grabo con mi iPhone 3Gs, que después de mi experiencia en NYC me demostró de lo que es capaz como video cámara. El iPhone 4 debe ser ya la pera.
  • el Netbook Asus 904HD. El año pasado lo usé como reproductor multimedia, fundamentalmente.Con su bolsa para transportar, etc. Este año, he metido en el iPod Touch de los niños un montón de películas, convertidas con VideoMonkey y listo.

Lo que me llevo

  • mi mujer su iPhone 3G y yo mi 3Gs. Imprescindibles como teléfonos, para el correo, e incluso para escribir esta entrada 🙂
  • el iPod Touch 8GB de los niños. Como videoconsola para niños menores de 4 años es perfecta. No necesitan leer ni pulsar complicados botones. Tocan y listo. Aprendizaje instantáneo. Y como media center tampoco está mal, sobre todo si llevas el cable Belkin de conexión iPhone <–> TV. Pinchas el iPod a la tele del hotel y listo.
  • mi cámara de fotos Sony. Me la dieron por los puntos de la gasolina. Aunque tiene 10 megapíxeles, se nota la falta de óptica y la velocidad, sobre todo acostumbrado a la D70. Pero para fotos en la playa es ideal.
  • el iPad. Bueno, mi mujer se lleva su iPad, que es suyo, y del que no se despega para leer libros en formato electrónico. Lectora empedernida como es, le ha visto las ventajas al iPad como lector (y como todo lo demás) inmediatamente.
  • como todos los cacharros de Apple usan el mismo cargador, me llevo un par de ellos y voy rotando. Menos chismes.

Resumiendo, que a las vacaciones va uno a desconectar. Y cargar con dos docenas de aparatos “por si tengo un rato y me aburro” es absurdo. Si te aburres en ese rato, vas y te pegas un baño. O lo disfrutas. Yo hace años que no tengo esa sensación de aburrimiento: siempre tengo miles de cosas por hacer y hay otras miles que me gustaría estar haciendo. Por eso, espero fervientemente esos momentos de no poder hacer otra cosa que mirar al mar y llenarme los ojos de luz y tranquilidad… si me dejan los niños 🙂

j j j

El mapa de red de mi casa

Mal vamos cuando me he tenido que hacer un mapa de red para enterarme de algunas máquinas (las principales) que tengo por casa. Digo algunas, porque no están todas. Están las fundamentales de trabajo y ocio, pero no aparecen mis iPhones ni algunas otras que colecciono y se pueden conectar a la red (Amiga 1200, Amiga 600, Sun Solaris, PowerMac G3, Pentium IV, etc.).

El esquema de red de mi casa :-)

El esquema de red de mi casa 🙂

¿Que para qué quiero tantas máquinas? ¡Eso mismo empiezo a preguntarme yo! Unas las he comprado por trabajo (el Dell Inspiron 9400 fue mi portátil de trabajo hace tres años), otras por gusto (mi MacBook Pro, o el PowerMac G5, aunque ahora son mis herramientas principales de trabajo). Otros me los he ido encontrando por el camino y, a fin de cuentas, a todo Geek le gusta almacenar cacharros con los que trastear. Si no, no nos llamaríamos Geeks 🙂

Tengo que escribir un post de mi escritorio actual y cómo y para qué utilizo cada ordenador. Y también voy a empezar a soltar lastre. Ahora que acabo de ver este mapa, me ha entrado pánico 🙂

j j j

Cosas que me traje de las Apple Stores de NYC

En este comentario Antonio se interesaba por saber qué había comprado en NYC. Lo típico: ropa, zapatos (pero eso no interesa en este blog) y chismes. Tampoco nada espectacular (no me cabía en la maleta un Mac Pro), pero cuando llegué grabé un pequeño vídeo que he subido ahora a YouTube, en mi canal de vídeos de dfreniche.

Es cortito y además de ir mostrando todo lo que me he traído hago una mini-review de la batería / funda Mophie Juice Pack, con la que estoy súper contento. Si alguien tiene alguna duda sobre los chismes que muestro, ya sabéis: ¡comentad, malditos!

j j j

Recuerdos de un viaje a Nueva York

Como he comentado en Twitter, y en éste post anterior, he estado una semana en Nueva York aprovechando el puente del 6 y 8 de Diciembre. Digo aprovechando, pero no en el puente. He evitado la avalancha española sobre la gran manzana yéndome justo el 8 y volviendo el 13. Supongo que muchos de los que leéis este blog ya habréis estado en NYC, pero aún así, me gustaría comentar qué me ha llamado la atención, tanto del viaje, como de la ciudad. No quiero hacer una crónica del viaje día a día, ya que para eso ya está FaceBook o Twitter, donde fuimos posteando (mi mujer y yo) algunas fotos tomadas con los iPhones que llevábamos (ella su 3G blanco y yo mi 3Gs y el 3G en alta disponibilidad). Vamos a ello.

  • No he visto NYC, sólo he estado en Manhattan. Y, de Manhattan, me ha dado tiempo a ver un poco del Mid-Town y el DownTown. Todo es enorme, y es muy complicado intentar verlo todo en tan poco tiempo, habiendo tantos sitios para ir, tantas cosas para ver, tantas tiendas, museos, parques, restaurantes, … Yo he seguido mi táctica habitual para visitar una ciudad: ir tranquilo, ver menos cosas, pero verlas bien, ir a mi aire. No me gustan esos viajes estilo “he visto n ciudades en n-2 días”. No. Has visto el autobús y has seguido el culo del guía, pero no has estado en esas ciudades. A mi me gusta sentarme tranquilo en un café y ver cómo evoluciona la gente, ir a las plazas de abasto y mercados, pasear…
  • NYC no es una ciudad insegura, ni sucia, ni contaminada, ni los coches corren por las calles tocando el claxon, ni te roban en el metro los pandilleros, ni la gente va a lo suyo y es maleducada. Todos los tópicos de las películas de los 70 y 80 se me han caído por completo. Ya había leído que, gracias al excelente trabajo de Giuliani durante los 90 y a su aplicación de la Teoría de la Ventana Rota, la ciudad había cambiado mucho. Pero es que me ha sorprendido. La gente es encantadora, habla muy bajito en los bares, te sonríe cuando te habla, los coches no corren, … Nada que ver con la idea que tenía, vamos.
  • ¿Cómo me puede costar comer más barato en Manhattan que en Sevilla o Madrid? Entiendo que con el cambio y estando el Euro casi a 1.50 USD todo nos sale mejor de precio.  ¡Pero es que las cosas son más baratas, hasta en dólares! La cena del primer día, por ejemplo, nos costó, en una hamburguesería muy normalita (lo que sería un bar cutrecillo de España), 40 USD para 5 personas. Eso mismo, en Madrid, ni idea de lo que nos hubiera costado, pero seguro que mucho más. Ayuda el cambio, y los impuestos, que están en un 9% (4,5% para el Estado de NY y 4,5% para la ciudad). Comparemos con nuestro IVA all 16% (de momento) y nos entra la risa…
  • La vista desde el Empire State te quita el hipo. Las fotos lo cuentan mejor.
  • Central Park es un bosque, que huele a bosque. Increíble en una ciudad tan grande, que pueda existir ese parque. Increíble también que tomar café en el Parque sea más barato que en España, cuando me esperaba un palo… Me ha sorprendido también que el mantenimiento del parque se financia en gran parte por las aportaciones privadas de los ciudadanos. Por ej., venden una placas que puedes personalizar con un mensaje y te lo ponen en un banco del parque. Tu banco del parque. Es una buena manera de obtener fondos directamente de la gente que ama y usa el parque, sin necesidad de descargarlo sobre los anchos hombros de los pagadores de impuestos. A ver si aprendemos por aquí.
  • Tiendas, tiendas y tiendas. El paraíso para ir de compras. El infierno del hombre casado. Entiendo ahora las tasas de divorcio de este país 🙂
  • Aquí no hay horarios. La gente come a la hora que tiene hambre y le da la gana. En Francia, por ej., si no has comido en un bar a las 14:00 puedes quedarte sin comer. En España empezamos a las 14:00, y encontrarás comida hasta las 16:00 si hay suerte. Después, la cocina está cerrada. En NYC siempre hay un bar abierto, con comida. Igual que un gimnasio 24h, o una tienda de comida, o una farmacia, o lo que sea. Realmente es la ciudad que nunca duerme.
  • El Grajo no vuela muy alto. Debe tener vértigo el animalito. Vamos, que hace rasca. Frio. Ahora entiendo esas orejeras de las películas, o la gente que lleva una gorra de beisbol y encima otro gorro. Es que aquí, con el viento que hace, es necesario.
  • No quería ver la Estatua de la Libertad, pero al final fuí. Había leído que llevaba mucho tiempo y que tampoco era tan espectacular. Encima, con el frío que pasamos (-4ºC, con sensación térmica de -14ºC), el control de seguridad estilo aeropuerto antes de montar en el ferry y en la isla, etc. como que no me atraía. Pero luego me encantó, y especialmente la explicación del guía sobre los símbolos de la estatua en la exposición permanente.

  • Es increíble cómo todo te resulta familiar. Es como darte un paseo por tu ciudad, salvo que tu mente sabe que es la primera vez que estás allí. Pero tus tripas no. La sensación de que todo te suena, desde los taxis amarillos hasta los policías, pasando por las bocas de riego, los puestos de periódicos en la calle o las alcantarillas humeando, hasta los puestos de perritos calientes es muy curiosa. Tantas series de televisión, películas, fotografías consiguen que estés culturalmente colonizado.
  • No hay contenedores de basura en Manhattan. La gente saca la basura a la puerta y deja las bolsas alineadas en la acera, junto a la calzada, para que las retiren los basureros. Me ha llamado la atención porque en Sevilla hace muchos años que esto no se hace. Y ahora tengo la duda de si es mejor o peor tener los contenedores. ¿Alguien quiere iluminarme en los comentarios?
  • El vuelo no me resultó tan pesado como esperaba. Málaga-Madrid, Madrid-Newark en la ida y Newark-Heathrow-Málaga en la vuelta. Conseguí dormir casi todo el camino, y además con las películas que había en los vuelos de Continental, sin problemas. Por cierto el sistema de reproducción de contenidos multimedia estaba basado en Linux 🙂
  • Times Square es espectacular. Cualquier descripción se queda corta. Incluso las fotos no creo que lo describan bien. Hay que ir, y verlo por la noche, con los rascacielos cubiertos de carteles y publicidad, muchas de ellas pantallas que ocupan una fachada entera. Y gente comprando, paseando, mirando, … tanta, que uno piensa si el resto de Manhattan no estará vacío… pero no, hay más gente en otros sitios.
  • Las Avenidas: la quinta, la séptima, … Una gozada pasear por ellas y encontrarte con los sitios de las películas: aquí Tiffani’s, allí La Catedral de San Patricio… El Parque, el Empire State dominando la zona, el Rockefeller Center, …
  • Policia por todos lados, a montones. Y todos los coches con una pegatina muy graciosa: si le sacas una pistola a un policía en NYC, dan por tí 10.000 $ de recompensa. Así, los chorizos seguramente se lo piensan antes de dispararle a un policía…

notemetasconlapoli

  • Tiendas, tiendas y tiendas (¿esto no lo había dicho ya antes?). Es la Meca del capitalismo, y se nota. Todo el mundo procura hacer negocio, cosa de la que tendríamos que aprender un poquito en España. Son gente emprendedora y eso me gusta mucho. También se llega al extremo consumista, pero bueno…
Recuperando fuerzas con un café rodeada del bolsas

Recuperando fuerzas con un café rodeada del bolsas

¿Y tú? ¿Has estado en NYC? ¡Comparte tus opiniones en los comentarios! Así podré aprovechar mejor mi próxima visita. Porque, como pueda, vuelvo pronto.

j j j