Expectativas salariales

Muy a menudo recibo ofertas de recruiters, con tal o cual puesto que buscan cubrir. Antes de seguir, un apunte.

Ponerse tiquis-miquis con el paro que hay podría parecer prepotencia, pero la realidad es esta: no se me concedió en la cuna el privilegio Papal de estudiar informática y la automática prohibición al resto. Quien quiera puede estudiar esta carrera. En la universidad pública, nada de Oxford ni Yale. Vamos, que si se quiere se puede. No soy hijo del Marqués de Cubas. Si hay trabajo en esto y el personal se empeña en seguirse matriculando en carreras con 100% de paro la culpa encima no va a ser mía…

Los recruiters. Las ofertas. Sigamos. Siempre he pensado que cuando ofertas un puesto debes tener claro:

  • qué problema tiene que resolver la persona que venga (no basta con un “estoy agobiado de trabajo y necesito alguien que me eche una mano“).
  • con quién va a trabajar esa persona, en qué equipo va a estar y quien va a ser su responsable. Quién se va a encargar de ayudarle a adaptarse.
  • que contratar a alguien cuesta. Tiempo y dinero. Y cuando lo contratas pasará un tiempo hasta que sea productivo, entendiendo por eso que aporte a la facturación neta de la empresa más de lo que te cuesta tenerlo por allí.
  • el coste de contratar. No sólo el salario neto (que no lo puedes conocer sin saber las circunstancias particulares de la persona), ni el bruto. Además, los costes sociales, o el coste del puesto de trabajo. Un gran empresario amigo mío dijo una vez que “los trabajadores comen, cagan y mean”. Desde la mesa hasta el ordenador, pasando por el coste de luz eléctrica, limpieza, etc. Tener a alguien siempre incrementa los costes. Y muchos son ocultos: línea de movil, costes de Gestoría, papel higiénico en el baño, costes de despedir a esa persona si te has equivocado, etc.

Todo esto se aleja mucho de la retórica brillante de los libros tipo “monta tu startup como en Silicon Valley” o “Silicon Valley Spanish Style”. Aquí no hay “realismo mágico” sino “neorealismo cazurro”. Sin mesas de Ping-Pong. Pero es que yo a lo más que he llegado es a ser empresario en mi vida. No he alcanzado los puntos de Hype necesarios ni para llegar a entrepreneur. Lo de Serial Entrepreneur (especialista en dar el pase) requiere de muchos puntos más de Karma.

Pues bien, de los puntos anteriores, el coste laboral para la empresa lo puedes calcular de antemano. Lo debes calcular de antemano. Si no, ¿qué empresario eres? Por eso me matan las ofertas de trabajo tipo:

“Cárnica Incorporated te ofrece incorporarte en Cojo-Empresa Líder en su sector, pero que no te decimos el nombre para que no vayas directamente a ellos y perder la comisión, y tan buena que no es capaz de seleccionar a su propia gente porque no sabe responder a las sencillas preguntas de arriba.

Ni idea de lo que harás allí, pero por sí acaso aquí va una lista de buzz-words para ver si puedes preparar un CV mentiroso que las incluya y así todos nos engañamos: nosotros por pedir la luna a precio de coste y tú porque piensas que vamos a contar contigo.

  • jQuery mobile, iOS (10 Años de experiencia), Java EE, SQL, Arduino y por sí acaso saber programar la TDT.

Ya, sabemos que hemos contactado contigo a través de LinkedIn y podríamos leernos tu perfil, pero es que nos da pereza y a fin de cuentas esto es recruiting al por mayor. Sabemos que a los mejores no los pescaremos con este tipo de correos, pero si a fin de cuentas la gente sigue usando Infojobs eso significa que el batallón de los tristes es amplio.

Indica tus expectativas salariales “

Vaya. Así qué ofreces un puesto pero no sabes lo que vas a pagar por el. O eso, o quieres “retribuir según valía del candidato”. Lo que normalmente suele ser una subasta a la baja, a ver a quien encontramos más desesperado que acceda al salario más miserable. Porque sí tu salario es digno, o no lo es, pero es lo que estás dispuesto a ofertar, pues eso, lo ofertas. Pero no entras en estas tonterías.

A partir de ahora voy a participar en todas estas ofertas. Expectativas salariales: 120.000€ al año, netos. Y una Gameboy advance SP.

Para decir tonterías ya me basto yo solito.

j j j

La delgada línea roja

No, no voy a hablar de una película conocida, junto con El hombre que susurraba a los caballos por ser la cura definitiva del insomnio.

Voy a hablar de la línea que me marca que alguien no va a ser cliente mío. O visto desde el otro punto de vista, que no voy a trabajar para él. Como prefieras verlo. Tras muchos errores y problemas, creados por mi incapacidad a la hora de estimar y por los tipos de clientes he llegado a tener una serie de reglas que sigo escrupulosamente. Puede ser que te parezca demasiado exigente, o que no voy a tener trabajo si hago todo esto. Pero la realidad es que sigo teniendo clientes, sólo que son buenos y no malos.

Nunca trabajes con particulares

Nunca, nunca, nunca trabajes con particulares. Especialmente si son del tipo he tenido una idea. Si has tenido una idea, y es tan fantástica ¿por qué no has constituido una empresa para ello? ¿No eres capaz de arriesgar los 100 Eur que suponen hoy en día crear una Sociedad Limitada y pretendes que yo crea en tu proyecto?

¿Qué sucede si las cosas van mal? Con una empresa tienes ciertas garantías, aunque si las cosas vienen mal siempre va a ser un problema. Al menos puedes emitirles facturas y no van a empezar a llorarte con que el IVA es muy caro, ni vas a tener que explicarles cómo instalar Skype o Dropbox.

Lo siento, pero nunca trabajo con particulares. Sobre todo, porque lo he hecho, me he equivocado, me ha salido fatal y nunca más lo haré. Y tú no deberías.

No sin mi contrato

Realmente un contrato tampoco te protege de nada, porque siendo un simple freelance y con las tasas judiciales actuales de por medio andar litigando es casi más costoso que perder el tiempo dedicado al proyecto.

¡Gracias, Gobierno, por facilitar tanto la actividad económica!, si lees esto sube por favor el coste del autónomo, que aún te quedan tres por machacar del todo.

Por eso es mejor establecer puntos intermedios en los que puedas facturar con una entrega parcial. Y pedir algo por anticipado. En esto tengo que mejorar. Me cuesta mucho pedir dinero sin haber entregado aún nada a cambio, pero es una buena forma de comprobar si al menos hay voluntad de pagar.

NDAs sólo para empresas grandes y proyectos concretos

Puedo entender que una empresa grande no quiera perder su ventaja competitiva y me solicite un NDA. Porque se lo exige su departamento legal y eso. Pero hasta ahora al menos me han contado los detalles generales por encima, para saber de qué estamos hablando.

Me resulta muy tierno que alguien contacte contigo y, antes de darte los buenos días, te pida un NDA. ¡Y es que son todos!. ¡No lo sabía, pero estoy rodeado de genios!. Todos tienen ideas buenísimas. Eso sí, no tienen ni idea de cómo ejecutarlas, ni de montar empresas, ni de nada, pero lo del NDA se lo han aprendido perfectamente.

Contactan y te piden referencias. Suficiencia técnica. Que si sabes de lo tuyo, vaya. De hacer Apps en mi caso. Honestamente les digo que no, pero que voy aprendiendo y que algunas cosas las hago medio bien. Eso sí: se enfadan cuando les pregunto por sus casos de éxito: otras ideas que han convertido en empresas, cuánto facturan al año, exits que han negociado, etc.

No son capaces de explicarte su idea, no sea que en cinco minutos, antes de ducharte, se la clones. O que les quites el trozo de queso, digo el cliente. Pues perdona, pero si tu idea es tan sencilla de clonar probablemente la idea no es lo importante. Lo importante es la ejecución.

Hoy he tenido una idea: montar un servicio de música por streaming. Seguro que a nadie se le ha ocurrido. Y total, crear las Apps, servidores, cerrar los acuerdos internacionales con la industria musical, los pagos, etc. debe ser sencillo.

Socios Tecnológicos == Trabaja gratis

Si alguien te propone ser su socio tecnológico (antes, por supuesto, tendrás que firmar un NDA para conocer su idea de una App para puntuar restaurantes con el móvil), quiere que trabajes gratis. Con ilusión y ganas, ¡que no te implicas!.

En este caso GOTO Los ideístas

j j j

Los ideístas

Idea, definición de la RAE

Primero y más obvio de los actos del entendimiento, que se limita al simple conocimiento de algo.

Ideísta (definición de Diego Freniche, sobre un palabro inventado por él mismo)

Dícese de aquel que considera ser la única persona capaz de tener ideas de negocio. Especialmente si se dirige a un informático que pretende trabaje para él gratis. Aunque el Ideista tiene muchas ideas, usualmente no puede transmitirlas al estar aquejado de NDAitis

Esos líderes

Ideístas. Tan tiernos. Me encantan. Asumen que, dado que eres informático, eres un tarado incapaz de diseñar un plan de negocio. Ya, quizá has cursado unos estudios, trabajado unos años y puede ser que te exprimas el cerebro cada día para aprender cómo conseguir que los ordenadores hagan más o menos lo que tú quieres. Pero eso no te exime, amigo/a: eres tonto/a. De remate.

Delante tuyo fluye imparable un río de dinero, pero eres tan anormal que no lo ves, no te das cuenta que sólo con tener una idea se abrirán las puertas del cielo, bajarán de las nubes unicornios vomitando arcoiris que pastarán billetes de a 100 Eur., generando pepitas de oro cada vez que levanten la cola en la pradera. Y serás rico. Y tu barriga desaparecerá. Y te crecerá el pelo. Y podrás ganar alguna negociación con tu mujer. Y todo con una idea.

Pero claro, como eres tonto, no ves que es tan sencillo. Por eso, prefiero tener yo la idea, que para eso soy el ideísta y que tú trabajes para mi. Con pasión y entrega, porque claro, si sólo lo haces porque te gusta, pero no pones pasión, como que eres un triste que medio lo intenta, pero que no merece su reconocimiento. Eso sí, gratis.

Porque todo ideísta es un Steve Jobs. Todos son Jeff Bezos, o Hewlett y Packard. Son líderes natos, a los que ni por un momento se te puede pasar por la cabeza dejar de seguir. Eso sí, no te presentan ningún track record, esto es, las grandes compañías que han fundado antes en base a sus ideas. Más que nada porque tienen la misma experiencia laboral que Paris Hilton. Son visionarios. No tienen obligación de demostrarte que sus visiones sean algo concreto, claro.

El contacto

Reconocer al ideísta es fácil. Tanto, que he creado una plantilla para buscar concordancia de sus mensajes. Os presento el ideísta-canvas:

Aquí podéis ver el esquema general de las cosas. Estos líderes tecnológicos, estos avezados descubridores de nuevos nichos de mercado en la economía de las Apps, son incapaces de registrar su propio dominio. Y siguen usando Hotmail. Te hablan de San Francisco, pero no te muestran las compañías que han creado antes. Tienen ideas pero ni zorra idea de cómo llevarlas a cabo. Te retan, ya que ejecutar su idea va a ser muy divertido y estimulante para tu cerebro. Porque a tí te gusta trabajar gratis. Reconócelo.

Y ellos no tienen un duro, claro.

Mi problema

Mi problema es que estoy contaminado, pero no se cómo explicarlo. Como pertenezco a una generación que extrae sabiduría de las citas de las películas, voy a usar una. Antes se extraían citas de la Ilíada. En Facebook se sacan de Paulo Coelho, uno de los escritores de pósters de gatitos más prolíficos que se conocen. El caso es que desde que escuché a El Jóker decir esto, no puedo evitar repetirlo siempre:

Si eres bueno en algo, nunca lo hagas gratis

Y claro, también está la hipoteca. Y los recibos de la luz y el agua. Y que me gusta que mis hijos tengan tres comidas al día. Y por desgracia, si me acerco a la tienda y miro a los ojos al dependiente, diciéndole de forma seductora: tengo una idea y por eso me voy a llevar seis rollos de papel higiénico gratis, porque para eso soy un líder nunca funciona. Mis poderes Jedi están oxidados. No soy un ideísta.

Y no lo soy, pese a haber fundado en el pasado una empresa (¿o fueron dos?). Pese a llevar unos años trabajando. Pese a pagar mis facturas ofreciendo mis servicios a clientes de verdad. Y, algunas veces, incluso teniendo ideas.

Porque esa es la otra: pese a ser un mero picateclas ¡igual también tengo ideas!. Claro, que lo complicado no es tener la idea. Lo complicado es ejecutarla. Y ejecutarla bien. Con un presupuesto. Y encontrando todos los problemas del mundo. Y contratando y despidiendo. Y luchando. Y pese así, triunfar, no quebrar, ganar dinero… Lo difícil es que hay que esforzarse, querido ideísta. Y tú no lo estás haciendo. Buscas a un pardillo que se esfuerce por tí.

Ayer tuve una idea: voy a ponerme como Arnold Schwarzenegger. El rollo es que hay que levantar pesas y eso. Ya me pongo mañana.

j j j

Resumiendo 2011

Reloj. No marques las horas. Que el 2011 se acaba... Foto de Flickr. Click para ver original

Reloj. No marques las horas. Que el 2011 se acaba... Foto de Flickr. Click para ver original

El otro día, mientras buscaba siguientes acciones y repasaba tareas en mi sistema GTD (en el que uso Things e iCal entre otros) me encontré con una tarea titulada: “Escribir post resumen año”. Era del año pasado. GTD, pese a lo que mucha gente piense te hace ser más productivo pero no te permite “hacerlo todo”. Te centras en acabar aquello que es realmente importante. Y hay cosas que pueden quedar aparcadas. Estas cosas aparecen en las revisiones, que para eso están. Lo importante: hacer primero las cosas importantes. Las otras, a veces no son ni necesarias.

El caso es que este año sí que quiero cumplir e instaurar una costumbre. Cada año quiero, en Enero, plantearme una serie de retos, de objetivos, de propósitos, de cosas a cumplir. Revisarlas durante el año, para ver si voy cumpliendo, y luego, en Diciembre, echar la vista atrás. Para mortificarme con las cosas no conseguidas (que será lo más normal, dada la tendencia que tenemos a autoflagelarnos), pero para disfrutar igualmente con aquello que nos planteamos hacer y hemos hecho. Nos merecemos una auto-palmadita en la espalda cada vez que hacemos algo bien. Y muchas veces, cuando conseguimos algo que nos ha costado sangre, sudor y lágrimas no dedicamos ni cinco minutos a sentarnos, reflexionar y disfrutar de ese pequeño triunfo. Así que escribiré posts resumen de cada año a partir de ahora.

Nota: además, me empujó a ello que Xelecto había escrito el suyo.

Este año realicé la revisión del 2010 en Febrero del 2011, un poco tarde. Pero los propósitos de año nuevo los llevo apuntando en una libreta desde Navidades de 2009. Así que este año es la tercera vez que los preparo. Y, al menos a mí, me funcionan. Me ayudan a saber por qué me levanto cada mañana, qué quiero conseguir, qué es realmente importante. No apunto cosas como “ser feliz”. Si considero que para ser feliz tengo que visitar, al menos una vez en la vida la India, entonces el objetivo será hacer un viaje. Que se descompondrá en tareas, claro: conseguir pasta, actualizar el pasaporte, buscar vuelos… Pero todo empieza con plantearte qué quieres. Que no es fácil. Si te preguntan “¿qué necesitas para sentirte mejor?” veréis que no es sencillo responder a esta pregunta.

Resumen del 2010 2011

2011 ha sido un año “montaña rusa”. Comencé el año publicando dos mini aplicaciones en la App Store (que, por cierto, tengo abandonadas; ahora les toca). Y con muchas dudas. Dudas sobre si debía volver a trabajar por cuenta ajena, sobre si me había equivocado, sobre si daba la talla, sobre si podría aprender. Cocoa no me entraba en la cabeza. Problemas de salud de mi padre. Estaba amargado. Enero y Febrero. Malos tiempos.

Como estaba pensando demasiado y programando poco, me lancé a una “orgía” de impartir formación: cursos de Java de todos los colores: básicos, avanzados, de Java EE, de preparación para las certificaciones, de frameworks (Struts2, JSF). Hasta impartí un curso de programación en C (que, por cierto, disfruté como un enano). Me metí una sobredosis de trabajo, para sacudirme las tonterías de encima. Y funcionó. Incluso pude desarrollar una App para iPad (la primera). Y volví a escribir para una revista, con pequeñas colaboraciones en forma de columna (iPhone World). Lógicamente, se cumplió la Ley DFreniche del agobio en el trabajo: “las mejores ideas para programas se te ocurren justo cuando no tienes tiempo para programar” (Citation needed).

Llegó el verano. Me fui de vacaciones. Y me picó el bicho del freelancing de nuevo. No quería trabajar para nadie. Esto iba a funcionar. Era capaz de todo. ¡Voy a ponerme la capa y los leotardos, puedo volar!. Me ayudaron varias cosas a volver a tener ganas. Primero, facturar, que siempre se nota. Sentirme útil. Ser capaz de hacer la App de iPad. Y ser contactado por varias empresas que querían contratarme, en base a mi perfil en LinkedIn. Muchas de ellas, muy interesantes. Que alguien considere contratarte, tal y como están las cosas, es señal de que algo estás haciendo bien. O eso, o mientes maravillosamente 🙂

Encima en Agosto pude comenzar a programar para WebOS y aprender JavaScript. He disfrutado / sufrido con el desarrollo, pero he aprendido mucho. Y en Septiembre acudí al iOSDevUK, una experiencia fantástica. Lo mejor: conocer un trocito de Gales y estar con Fernando y Bernardo. Y luego vino la conferencia NSCoder ES en Vilanova i la Geltrú. Y empecé a grabar Café y Cocoa. Y ahora José Antonio Blanco me deja hablar con él y otros cracks como él de vez en cuando en We.Developers. Y me entrevistó Luis-Philippe. Y estoy preparando varias Apps para iOS. Y he escrito dos artículos para MacWorld. Y…

Muchos proyectos, muchas cosas terminadas en lo profesional. Y en lo personal. Me planteé este año acostumbrarme a hacer deporte, y se ha convertido en un hábito. Si paso 3 días sin correr / caminar me siento mal. Ya lo que me cuesta es no hacer nada. Me planteé perder peso, y eso lo he conseguido a medias (he recuperado parte del peso, los mantecados). Pero no me preocupa, mientras siga haciendo deporte. Me fijé como meta correr la nocturna del Guadalquivir y lo hice, aunque acabé bastante mal :-D. Y de propina, me caminé 23 Km. en el Homenaje a la 101 de Ronda, que repetiré en 2012.

Y claro, otras muchas cosas no las he conseguido. Hay defectos personales en los que tengo que trabajar. Y un proyecto se convirtió en una pesadilla horrible, de lo peor del año. Este año me gustaría leer libros no de informática, para variar. E insistir en hacer lo que sea preciso para conseguir cumplir mis sueños. Tengo suerte de tener la mujer y la familia que tengo, de ganarme la vida con una profesión que me apasiona, de tener amigos de verdad y conocer a un montón de gente interesante. Es hora de devolver, en forma de trabajo bien hecho, de esfuerzo y de responsabilidad. Y de alegría.

Feliz 2012. Puedes hacer que este año sea como tú quieras. No te resignes. Yo no lo voy a hacer.

j j j

Mi primera aplicación para iPad

He terminado y entregado mi primera App para iPad. Ha sido un encargo, muy especial, para crear un cartel interactivo dentro de un museo. Así que no la busques en la App Store, porque no va a aparecer. La App está dedicada a narrar los sucesos que llevaron hasta la primera Constitución democrática de España, “La Pepa”, proclamada en 1812. Es visualmente muy sencilla (debía ser “minimalista”) y muy fácil de usar: se desplazan los sucesos con un “swipe” o bien se avanza por un “cover flow” en la parte inferior.

Mi App para iPad en funcionamiento

Mi App para iPad en funcionamiento

Con esta App he aprendido muchas cosas:

  • cómo desarrollar pensando en la resolución del iPad
  • cómo hacer pruebas con el iPad de mi mujer cuando ella no lo está usando
  • cómo usar a fondo UIScrollView
  • cómo encontrar trozos de código en Internet que me resuelvan problemas 🙂
  • cómo distribuir una App de forma sencilla para que el cliente la pruebe sin tener que ir yo a instalarla en sus dispositivos (gracias @xelecto por enseñarme BetaBuilder)
  • a hacer un MVC del que me sienta contento
  • a comenzar un proyecto pensando en cómo voy a reutilizar el código
  • que el iPad no tiene motor de vibración 😛
  • que desarrollar para un estudio de diseñadores te abre los ojos sobre muchos aspectos de diseño, pero también a ratos te hace odiar a la raza humana.
Cambiando de evento

Cambiando de evento

Increíblemente he cumplido “casi” perfectamente en tiempo, pese a estar con mil cosas a la vez. Y me he vendido muy barato, debo decirlo, porque el proyecto me atraía mucho.

Tengo ahora una buena base para plantearme una App que cuente cuentos, o explique cosas (al estilo de aquellos estupendos libros de “Cómo funcionan las cosas”).

Así que ya sabes: si tienes una App interesante para desarrollar, dinero en el bolsillo y las ideas claras, siempre puedes contactar conmigo para contratarme como desarrollador Freelance. O directamente puedes donarme el dinero y ya yo voy haciendo algo “magical” 😀

Batalla de Trafalgar

Batalla de Trafalgar

j j j

ClockRing y la Hermenéutica de las Apple Review Guidelines

ClockRing rechazada :-)

ClockRing rechazada 🙂

ClockRing ha sido rechazada. No se por qué, pero me lo olía. Bueno, realmente no ha sido rechazada. Me explico. La App es correcta, pero no la pueden subir al App Store porque los materiales de márketing (los textos, imágenes, iconos, etc. que aparecen luego en iTunes) no pasan el filtro. Me esperaba algún problema con la licencia, que es GPL, pero como eso no aparece de entrada, no hay bronca (el problema lo tienen aplicaciones que, nada más abrirlas, te informan de su licencia y otras historias).

El correo que he recibido del equipo de revisión me parece perfecto, en serio. Muy educado, te dan las gracias por enviar Apps al App Store y te explican exactamente cual es el problema (en mi caso una de las capturas de pantalla que había enviado) y cómo solucionarlo. Acabo de crear una nueva captura y la he enviado ya para que me la revisen, a ver si ahora todo funciona OK. No entiendo los programadores que se quejan todo el rato del proceso de revisión. Yo hasta ahora he tenido dos problemas, y en ambos casos me han indicado qué pasaba y cómo arreglarlo. Y todo como la seda, oiga.

Lo que me hace gracia es la razón exacta del rechazo:

3.2   Apps with placeholder text will be rejected

Bueno, mi captura de pantalla inicial lo que mostraba era un anuncio vacío (un iAd sin nada, ya que estaba probando la App). Y yo tenía que interpretar que un texto de relleno (placeholder text) es lo mismo que un iAd sin anuncios. Es por eso que habría que crear una hermenéutica de las reglas de Apple, de forma que mentes ilustradas nos expliquen a los más torpes exactamente qué puedes y qué no puedes hacer 🙂

En resumen, que si mandas esto, te rechazan:

Captura de ClockRing App que NO cumple las reglas :-)

Captura de ClockRing App que NO cumple las reglas 🙂

Pero si mandas esto otro, todo es perfecto:

Esta es la buena

Esta es la buena

Nunca me había alegrado tanto de tener mi licencia de Pixelmator. Problema solucionado en 5 min. Bueno, eso si te acuerdas de cambiar las imágenes promocionales en todas las App Stores. Si no, te mandan otro amable correo rebosante de paciencia pidiéndote que cambies los screenshots de la App española 🙂

Por cierto, ClockRing ya está disponible en el App Store. Y su código fuente está aquí.

j j j

ClockRing, Mi tercera App es Software Libre

Pues eso, que he mandado a revisión por parte de Apple mi tercera App. Actualmente ya tengo dos subidas: MyEvents, para gestionar tus eventos importantes y saber cuántos días quedan hasta ellos, y FXPlayer, una App escrita a cuatro manos con la ayuda de @jnhidalgo @jnhernandez, y que te permite superponer efectos de sonido a una canción que tengas sonando en el iPod. Puedes verlas en la web de Femtocoders (Inglés) o en la sección iOS Apps del blog.

Esta tercera se llama ClockRing, y la idea es muy sencilla: hace que suene un pitido de señal horaria en tu iPhone, como los relojes Casio de toda la vida. Con la particularidad que te permite escoger qué quieres que suene: una campana de iglesia, un reloj de cuco, un pitido típico de la radio…

ClockRing App

ClockRing App

Se me ocurrió la idea tras enterarme a través de José Mª Ortiz, un compañero de Jonathan Chacón (primer desarrollador ciego en el mundo que ha publicado una App en el App Store, bromitas pocas), de que MyEvents era accesible. Empecé entonces a pensar en los temas de accesibilidad y se me planteé “¿bueno, y un ciego cómo sabe de un vistazo que son las dos de la tarde y tiene que irse a comer?”. Evidentemente no “de un vistazo”, tienen que estar activando el iPhone, y VoiceOver te canta la hora. Pero se me ocurrió la idea de clockRing y pensé que podría ser útil. Además, José Mª, me pidió que implementase “para ayer” la posibilidad de programar alarmas en MyEvents (cosa que empiezo a preparar ya para la v1.2). Así que ClockRing era la oportunidad perfecta para practicar con la API de LocalNotifications.

La App es gratis, e incluye iAds para ver si me puedo pagar alguna cerveza a su costa. Pero hace tiempo que estoy con ganas de liberar algo de código. Así que ClockRing es Software Libre, según establece la licencia GPL v2. Vamos, que puedes ver el código, compilarlo, usarlo en tus proyectos, o para aprender, o para reírte, o para lo que quieras. Pero los trabajos derivados deben ser también libres. Si quieres una copia del código, pásate por la Wiki de la App ClockRing que tengo en FogBugz (otro día  hablaré de FogBugz y su increíble sistema de Bug Tracking, predicción del tiempo de entregas, Wikis, repositorios de código, etc.)

ClockRing aún no está disponible para su descarga desde el App Store, ya que está en el proceso de aprobación (cruzad los dedos). En el momento en que esté disponible lo anunciaré aquí (actualizando esta entrada) y en Twitter.

Actualización: ya puedes bajarte ClockRing gratis.

Happy coding!

j j j

EBE10, en semi-directo

No me gusta demasiado escribir sobre temas de actualidad. No soy periodista, y además hay cienes y cienes de blogs que cubren las noticias y que puedes consultar para mantenerte informado. Me gusta hablar de cosas que me llaman la atención y que, espero, le sirvan de algo (aunque sea de entretenimiento) al que me lea.

Bueno, pues hoy voy a hacer una excepción. Ya que voy a estar tres días en el EBE 2010 voy a ir actualizando esta entrada, con las cosas que me vaya encontrando. Así quedará una única mega-entrada que puedes leer (si te interesa esto del EBE) o ignorar sin piedad, si pasas de esto. Que tu tiempo es muy importante, no lo olvides.

15/11 – 11:00h Empezando

Acabo de llegar. No había cola para acreditarme, así que ha sido un pis-pas. La bolsa de este año viene Crisis-total. Sólo propaganda y pegatinas.

Me he sentado cerca de un enchufe, he sacado mi Netbook Asus 904HD, al que anoche le instalé MeeGo v1.1 (borrando de un plumazo XP + Ubuntu Netbook Remix) y aquí ando. Sin problemas para conectarnos a la WiFi (MeeGo la ha cogido como un campeón) y escribiendo esto en Chrome.

15/11 – 12:28h Seguimos con Layars

Tras el café de rigor (2) y la torta de aceite viendo ahora la presentación de Layars. Twitter me muestra la ballenita. Nos la hemos cargado con el tag #EBE10 🙂

15/11 – Sesión de tarde

Tras una comilona con @juaconet + Gabri +  botella de Muga hemos estado en la sesión inaugural de EBE10. Buena. Leed los tweets para saber de qué iba, yo no estoy en condiciones 🙂

Ahora mismo empieza Carlos Barrabés con su ponencia. Seguiremos informando.

Cena EBE10 Viernes

Buena cena, con cervecitas y vino en la Alameda. Buenas charlas, alguna gente interesante. Nuevas oportunidades para hacer following a gente que comparte intereses. Luego algunas copas (no muchas) y a la cama

Mañana de Sábado.

Dos cafés después, viendo la conferencia de Geolocalización. Muy interesante.

Tarde de Sábado

Tras la comida, grabando con los macniacos y serantes el podcast de Macniacos. Muy bueno el episodio, como no podía ser de otra forma con estos tres cracks. Se echó de menos a Tazzito, pero lo suplió el MacBook Air 11″ nuevo de Serantes. Mucha gente en la cabina de grabación y mucho calor.

Pensativos los tres

Y se acabó

Tras el café, me vino una “pájara” importante y me fui, muy cansado del EBE, a mi casa. Y se acabó el EBE10

Mi impresión de este año

Este año el EBE ha sido impresionante. Mucha gente, y la verdad, la organización ha sido muy buena. No sufrí colas para recoger mi acreditación, pude tomarme los cafés sin sacar el machete, había sitio en el plenario siempre, etc. Vamos, que pese al incremento de personal, muy bien. Pero cada uno cuenta la fiesta como le ha ido ¿no?. Yo, este año tenía la cabeza en otro sitio y no he disfrutado plenamente del EBE, pese a que lo tenía todo preparado y me vine a Sevilla expresamente a esto. Estaba, como dice Juaconet, tristón. Además, el año pasado comencé a usar Twitter, vi a un montón de gente usando la tecnología de otra forma, me encantaron las ponencias de Yoriento, de Berto Pena, conocí en carne mortal a los Macniacos, etc. etc. Muchas cosas nuevas y buenas. Este año era un poco como una repetición. Quizás también es que me estoy terminando de metamorfosear en programador y ya prefiero las NSCoder Nights. Bueno, en cualquier caso, en 2011 repetiré. Nos vemos.

Juaconet y el cartel del EBE10. ¡Pa comérselo!

j j j

Mi primera App ya está en el App Store: MyEvents

Al fin, tras casi un año desde que me planteé en serio dedicarme a esto de las Apps para iOS, mi primera App ha sido publicada en la App Store de iTunes. Antes de nada, el momento SPAM:

MyEvents, aplicación para no olvidar tus momentos importantes

  • Puedes verla y comprarla en iTunes a través de este enlace. ¡Vamos, que sólo son 0.79 € y así ayudas a un programador a pagar sus letras del yate y la mansión!
  • Si no tienes / quieres entrar en iTunes ahora mismo, la web de Femtocoders te explica de qué va MyEvents.
  • He abierto una sección en el blog con información sobre las Apps que vaya subiendo al App Store. Porque ahora van a empezar a subir como churros 🙂

Es bonito el ver algo que has “hecho con tus manos” subido en la misma tienda donde compras tus aplicaciones. Es más bonito aún ver que buenos amigos la compran y me mandan correos con sugerencias de mejora. Pero lo mejor es ver que gente a la que no conozco, en el otro lado del mundo, compra tu App porque le gusta. Ver en las estadísticas compras de Bélgica, Francia, Alemania, Australia, EEUU, … aunque sólo sean una unidad, y aunque no genere ingresos de vértigo, es algo que te motiva mucho: esto que estoy haciendo le gusta a alguien.

Porque el camino es duro, no te engañes. En este año, he leído toda clase de libros, de Cocoa y de otras cosas, he preparado mi entorno de trabajo, me he esforzado programando, pero sobre todo he tenido que luchar con dos grandes enemigos:

  • el miedo a fracasar, a que se rían de tu trabajo
  • el volver a ser un simple programador, después de años de ocupar puestos de mando intermedio (o mando total cuando tenía mi empresa)

Volver a pensar como un programador, tener ganas de abrir XCode, volver a sentir ese “vicio por programar” me ha llevado meses. Casi ocho, hasta que he conseguido volver a despertar esa parte dormida de mi cerebro. No ha sido fácil.

Pero probablemente lo peor ha sido el superar las propias autolimitaciones que nos ponemos. Esa voz, dentro de tu mente, que te dice constantemente: “no, no lo hagas, no lo intentes, vas a fallar, aquí se está más cómodo, mucha gente no lo consigue, no pasa nada…”. Al final, tras lanzar el primer producto, otra voz ha aparecido echando a la primera y diciendo “a tomar por culo con los miedos, con las dudas, yo soy más duro y cabezón y al final, prevalezco”.

Tened cuidado con las limitaciones que os ponéis a vosotros mismos. Cuando se vencen, se ve que no eran para tanto.

Y, por supuesto, comprad la App 🙂

j j j