Mi rutina diaria de trabajo

Trabajar por tu cuenta es el sueño de muchos. Tiene muchas cosas buenas, como poder decidir el horario que mejor se ajusta a tu vida y tus necesidades, y la posibilidad de cambiarlo para adaptarte a éstas. O (algo muy importante para mi), poder escoger las herramientas con las que te sientes más productivo, o que te gustan más. Así, no tengo que usar un PC polvoriento con XP, o un teléfono del Pleistoceno (eso sí, corporativo). Puedo invertir mi dinero en el equipamiento que, dentro de mis posibilidades, más feliz me haga.

Pero también tiene sus cosas no tan buenas. Toda la responsabilidad es tuya. Si te equivocas en algo, o la pifias, no hay excusas. No hay equipo del proyecto en el que envolverse. Ni un jefe que te cubra las espaldas (sí, por increíble que parezca, yo creo en los jefes que dan la cara por sus equipos; incluso cuando me ha tocado ser jefe me he llevado yo las tortas antes que mi gente, pero eso es otra historia). Cuando trabajas por cuenta ajena no hay que pensar tanto: tienes que ejecutar el trabajo que te mandan. Y tienes la seguridad de un sueldo a final de mes. Por cierto, si sientes que tu trabajo no es seguro, que ganas poco y tienes muchas responsabilidades, igual deberías plantearte montarte algo por tu cuenta…

Bueno, al grano, que me pierdo. Una de las cosas en las que hay poco que pensar si eres trabajador por cuenta ajena es el horario: normalmente tienes que tragar con el que te propone tu empresa. Pero si trabajas por tu cuenta y en casa, esto del horario no es tan sencillo. Para empezar la familia tiende a pensar que, como estás en casa, puedes hacer a la vez las labores domésticas. Es decir, que como estás en casa, no estás trabajando. Y si tienes niños, la cosa se pone peor: hay que levantarlos, vestirlos, ponerles el desayuno, llevarlos al colegio, etc. Y claro, quieres hacer algo de deporte, lo justo para mantener la barriga dentro de unos límites razonables. Y hay que mantener la casa. Y trabajar.

Así que lo primero es dejarte llevar y mimetizarte con un horario de 9 a 5, 8 h como el resto de los mortales. Hasta que ves que no empiezas a las 9, sino a las 9:30. Y que te cansas, porque 5 h seguidas pensando, aunque hagas descansos, es mucho tiempo. Y que te interrumpen con llamadas al principio de la jornada, cuando estás más fresco. Y que al final del día no tienes ganas de hacer deporte, no tienes energía para nada y no te sientes bien, porque no has cumplido con todo lo que esperabas. Y no eres feliz.

Empecé a hacer pruebas y, en mi caso, he llegado a varias conclusiones:

  • no son necesarias 8h de trabajo al día para rendir como 8h. 8h de oficina incluyen las charlas con nos compañeros, las paradas en la máquina del café, los correos con chistes de los amigotes, las interrupciones constantes, las reuniones… Cuando sólo estad tú, este panorama cambia de manera radical.
  • en la oficina el horario es contínuo, que no la concentración ni la creatividad. Por eso vienen las visitas a las máquinas de café. Hacer bloques monolíticos de esfuerzo mental seguido no funciona. Hay que parar de vez en cuando.
  • el móvil, pese a lo que muchos piensan, es perfectamente capaz de informarte de las llamadas perdidas. Por eso, no te obsesiones en tenerlo siempre preparado para descolgar. Cuando hay que trabajar, lo mejor es quitarle el sonido y ponerlo boca abajo. Ya luego devolverás las llamadas cuando te venga bien a ti.
  • tú eres tu peor enemigo. Tú te distraes. Tú tienes que motivarte. Tú te organizas. De nuevo, el peso de la responsabilidad total. Hay que metalizarse.

La rutina

Evidentemente no puedo seguirla todas las semanas. Las semanas que tengo curso, todo se rige por el horario del curso. Pero las que estoy en casa intento seguir este horario:

  • me levanto temprano. A las 5:30 o las 6:00. Y me siento en el salón, con el portátil, que he dejado allí la noche anterior. He apuntado las tareas que quiero hacer, y a esa hora sólo programo. Ni correo, ni planificar, ni nada. Programar hasta las 07:30, que es cuando se empieza a despertar la casa.
  • de 07:30 a 9:00, dedico el tiempo a estar con mi familia. Mi mujer se va a su trabajo y así tengo tiempo de hablar algo con ella justo antes de salir. Voy a comprar el pan. Despierto a los niños (si no están levantados ya) y preparamos el desayuno. Se visten, los peino, preparo su bocadillo (o lo que toque) de media mañana. Les llevo al colegio. A las 9:05 suelo estar en casa. Me preparo algo para mantenerme hidratado (un té, manzanilla, lo que sea) y subo a mi oficina.
  • aquí empiezo el segundo bloque de trabajo. Leo el correo (a las 9:30, luego a las 12:30 y por la tarde a las 16:30). He configurado unas alarmas en un calendario llamado Hábitos. En este segundo bloque hay menos programación y más de otras cosas: preparar presupuestos, responder al correo, a los mensajes de LinkedIn, resolver alguna tarea que requiera de Internet (como mirar el banco, etc.). A las 13:00 paro (en días alternos) y, si puedo, me voy a correr media hora. Luego me ducho y voy a por los niños al colegio. Si no voy a correr, simplemente hago una pausa y sigo hasta las dos menos diez.
  • como en casa de mi suegra. Así los abuelos están con los niños y todos comemos comida de verdad. A las 15:00 estamos de vuelta en casa. Ventajas de vivir en un pueblo pequeño: los desplazamientos son instantáneos.
  • me acuesto la siesta. Me he levantado temprano y ya he trabajado, como mínimo, 4h y media. Es una siesta de verdad, de 40 min al menos. Cuando me levanto, me siento muy bien: he descansado y me he dado un pequeño lujo. Me preparo un café y encaro el último bloque de trabajo del día.
  • que suele ser de 16:30 a 18:30. A esa hora corto, y me pongo con otras cosas. Mi blog, jugar con el ordenador, hacer los deberes con los niños, recoger la casa, reparar algo… Lo que toque.
  • me acuesto temprano (antes de las 23:00). La clave para empezar bien el siguiente día es dejar el ordenador y las tareas preparadas ahora.

Como puedes ver, esta rutina no es la mejor para todo el mundo. Es la que mejor me funciona a mi, en este momento de mi vida. Probablemente cuando mis hijos tengan 15 años cambiaré cosas, porque no tendré que peinarles y eso. Pero ahora mismo, es la que, al final del día, me deja mejor sabor de boca y una sensación más clara de aprovechar el día.

19 comments

  1. jeje, buen post, me he visto identificado sobre todo cuando trabajaba en remoto para una empresa, desde casa, que parece que como estás en casa, tienes que estar disponible para la vida doméstica, y no 🙂

  2. +1
    +1
    +1
    Hola! te conocí a través del podcast 85% cocoa, (yo soy un Delphi-boy metido a aprendiz de Objective-C) ahora te sigo en twitter y en mi lector de feeds. Totalmente de acuerdo, llevo 10 años de freelance (creo que más) y es fundamental la planificación o estás perdido. Trabajar solo y además en una cosa que es tu hobby.. pues todas las horas parecen pocas, pero eso solamente lleva a la fatiga total.
    En mi caso: comienzo a eso de las 9:30am después de que he atendido las tareas familiares (transporte y demás). Hasta las 10:30am atiendo correo, feeds, twitter y voy “tomando conciencia”. Luego programo hasta las 13:00. En este lapso de tiempo utilizo la técnica Pomodoro: Intervalos de una hora, con descanso de 5-10 minutos y vistazo rápido a los feeds “a ver que se cuece en el mundo y en la profesión”.
    Hasta las 14:00 mi hora de bicicleta; importantisimo hacer deporte en nuestra profesión o el teclado acabará contigo.
    Descanso hasta las 16:00. Continúo con la programación hasta las 19:30.

    • @Diego:
      ¡Eres un privilegiado! Delphi y ahora Objective-C: caviar todo el rato 😀
      Totalmente de acuerdo: hay que hacer paradas y hacer algo de deporte. La mente lo agradece. Y yo programo muchas veces corriendo.

      • ostras que emocion! muchas gracias!! la comunidad Delphi estamos todo el dia con el ‘Delphi is dead’, se agradece que alguien sepa lo que es!
        Nota: Delphi ahora genera aplicaciones también para Android, OSX e iOs (además de win32 y win64), todo con el mismo código fuente, de ahí mi interés por el Objective-C. Lo que ocurre es que una vez que te pones.. pues te quedas con el Objective-C

  3. Yo llevo también unos cuantos años trabajando desde casa, y aunque como dices la misma rutina no le funciona a todo el mundo, yo he probado varias cosas que creo le pueden venir bien a todo el mundo (no porque lo diga yo, sino que es lo que suelen recomendar los “especialistas” del tema):

    nada de trabajar en pijama/calzoncillos/etc. Aunque trabajes solo, hay que ducharse y vestirse (aunque sea con un chandal) para trabajar
    salir de casa todos los días: dar un paseo, hacer algo de deporte, quedar con amigos, hacer recados, etc. Estar metido en casa varios días seguidos no es sano.
    tener bien separado el lugar de trabajo del de ocio. Por ejemplo, si es posible, tener una habitación como oficina, y trabajar sólo en ella
    comer bien (o sea cocinar o que cocinen para tí :), y nunca comer mientras estás en el ordenador, especialmente para no llenarlo de migas, salsas o cualquier otra sustancia “tóxica” para los aparatos electrónicos 🙂 y también para tener momentos de relax
    que la familia entienda que cuando estás trabajando no se te puede molestar, salvo que sea por algo importante

    Yo no tengo hijos, así que mi horario es completamente diferente al tuyo, pero vamos, eso depende de cada uno. Yo, por ejemplo, a primera hora de la mañana no rulo bien, mis neuronas están aún en estado de reposo, así que me levanto sobre las 9, me voy a montar en bici, dar un paseo o una vuelta en moto, y luego me pongo a currar hasta la hora de comer, una buena sobremesa y a currar hasta las 7 u 8, salir a dar una vuelta o relajarme en casa sin más, cenar y, si es posible, ya no currar hasta el día siguiente.

    • @Rodrigo:
      Siempre viene bien recordar estas cosas, aunque no quería repetirme, porque como decía @almata en Twitter: “¿qué necesidad había de volver a escribir el mismo post?”. Estas cosas: trabajar en casa dándole su importancia (vestido), comer en su sitio, tener un espacio reservado para trabajar, ver la luz del día, hacer deporte… ya se han convertido en algo de sentido común para mi y supongo que para cualquiera que trabaja desde casa, a fuerza de leer a los que saben y de probar.

  4. Resumiendo, en la mitad del artículo coincido 100% contigo! y no en opinión! sino en disfrute.

    Debo buscar hábitos y costumbres, y en eso, la segunda parte del post puede servirme de gran ayuda.

    Ah, tb me eché a la espalda broncas sobre la gente que tenía debajo por jefes que nunca me respaldaron e incluso apuñalaron.

    Gracias y a InstaPaper para Re-Lectura

  5. Uno de los artículos más útiles que he leído en mucho tiempo. Mi intención en el futuro es llegar a hacer eso, y me ha servido en muchos aspectos y supongo que en ese hipotético futuro, aun me será más útil.

    Una de las cosas que voy cambiar es lo empezar programando y terminar planificando, hasta ahora lo había hecho al revés y analizando me doy cuenta que es un gran fallo.

    Por ahora lo peor que llevo es el tiempo que he tenido que sacrificar. No tengo que conciliar mi vida en casa con familia ni nadie más, pero si tengo que hacerlo con los estudios y otros trabajos temporales (cuando los tengo). El problema es que la única forma que tengo que obtener tiempo es, aparte del que dedico entre semana, el que tengo que dedicarle los fines de semana y los días que antes me tomaba como festivos. Vamos que ya he llegado a programa días tan sagrados para todos como el 24, 25 y 31 de diciembre. Y ese es mi problema, que por ejemplo no puedo cuadrarme una rutina, porque los días que puedo aprovechar al completo solo para programar son 2 o 3 a la semana, y el resto de días, pues solo horas sueltas.

    Mi pregunta es, si me lo permites, y viendo que tienes experiencia en el tema, ¿cómo te planificarías para rendir mejor en mi caso?

    Por otro lado, solo llevo 6 meses programando en iOS y PHP para proyectos personales. Por ahora ni gano nada, ni sé si todo el tiempo que estoy invirtiendo verá algún día los frutos. En ciertos proyectos personales he encontrado gente que colabore, en otros no, pero en todo caso todos los “dirijo” yo. Y aquí viene la segunda pregunta, si me la permites , ¿algún día veré frutos si trabajo he invierto tiempo? ¿o es mucho más complicado, que si por ejemplo, ya vienes de una empresa y tienes la experiencia y los contactos para “volar” tú solo?

    Perdón si al final me he alargado demasiado en el comentario, en principio solo pensaba decir que me había parecido un artículo muy instructivo.

    Un saludo

    • @Ricardo:
      Buff, dar consejos… tómatelos como lo que son: ideas que debes procesar y escoger las mejores tú mismo.

      ¿Estás ahora mismo estudiando? ¿Informática? En mi caso, cuando estudiaba y llegaba a casa, programaba. También salía con los amigos, con la novia y hacía un montón de deporte. Es lo que tiene no tener hijos, ni obligaciones y que tus padres te lo preparen todo, benditos padres. 😀

      Para “rendir mejor” lo ideal es: acabar cosas. Acaba los estudios. Acaba un pequeño programa. Termina de leer ese libro. Acaba con ese bug hoy. No pienses en para qué te va a servir esto dentro de diez años: puede que no te sirva. Puedes no estar trabajando en esto. Puedes ni estar vivo. Programa para hoy, porque te gusta aprender, porque no puedes evitarlo, porque te apasiona. No pienses en ganar dinero ahora mismo (si estás estudiando). Construye cosas que puedas enseñar. Pon tu código en Github. Aprende. Y aprovecha la comunidad.

      Si haces cosas, al final te empieza a llegar el trabajo, es inevitable. Si te gusta esto, harás cosas. Si te cuesta, es que hay algo que no encaja: o bien el lenguaje no te gusta, o no tienes creado el hábito de programar. Yo lo perdí, y me costó volver a tener soltura. Pero nunca perdí las ganas 😀

      Un saludo

  6. 10 Levantarse a las 11
    20 Ponerse delante del MacBook
    30 No levantarse hasta las 6 de la mañana
    40 Goto 10

    /*
    -No separo el trabajo del placer porque básicamente lo que hago por placer es exactamente lo mismo. Estar delante del ordenador programando o cacharreando.

    – Esta rutina es inamovible y sólo se interrumpe si llega un NMI del tipo hijas pequeñas, hospitales, cena, esposa con rodillo de amasar, etc…

    -Deporte? Que es eso? Sol? Que es eso? 🙂

    -Mi principal problema con esta rutina es que aún necesitaría MAS horas al día. Tengo demasiadas cosas que quiero hacer, leer, aprender…

    -El correo electrónico, Twitter, iMessage, Skype se contesta en cuanto llega. Para mi eso es parte del trabajo/placer. El inbox cero es la norma.

    -No recomendaría esta rutina a nadie pero es la que estoy acostumbrado a hacer desde pequeño. Lo se, moriré joven.
    */

  7. Hola, llevo teletrabajando ya casi 7 años tanto para una empresa como para mis proyectos personales. Coincido con DFreniche en empezar el día disfrutando con xCode y pegándose leches con Eclipse o lo que toque para el proyecto. Realizo ciclos de 50 minutos picando ya que necesito hacer unos ejercicios por una tendiditis crónica del brazo izquierdo (cosas de haber tenido un perro guía con complejo de caballo de tiro 🙂 ) hago un par de ciclos o 3 hasta que me doy un descanso de picar y empiezo con tareas de gestión y/o análisis. entonces es cuando me relajo un poco y hago pausas de 20 minutos entre ciclos de 40 trabajando. No presto atención a si he trabajado 6, 8 o 12 horas sino a qué objetivos o tareas he ventilado. Reconozco ser un maniático de la puntualidad para los actos sociales pero el reloj me importa un comino a la hora de trabajar. Simplemente me planteo si algo tiene que estar antes de una fecha pues quítalo de tu lista de tareas lo antes posible. Como indica DFreniche el programar se puede hacer en cualquier momento, otra cosa es picar ese código. Yo he resuelto algún que otro bug mientras estoy viendo una serie de TV con mi señora o estoy buscando la cápsula de Nespresso por la cocina. Los tests de usabilidad y los diseños abstractos de interfaz los suelo hacer en la ducha o en el trono. Pero lo importante es adaptarse a una rutina que te satisfaga. Paso mucho tiempo junto a mi mujer en casa pero nos damos nuestro espacio y nuestro tiempo. Tengo despacho y eso es indispensable. Evitar trabajar en las zonas de convivencia.
    Sobre lo de esforzarse para conseguir frutos pienso que todo lo que se aprenda, todo lo que se pique y todo lo que se investigue nos dará beneficios en el futuro y coincido en lo de terminar cosas. Antes era un perfeccionista de esos que mantienen un proyecto en una versión 0.1 para siempre, pero el tiempo te enseña que ninguna versión 1.0 es perfecta así que es mejor ir sacando cosas y mejorándolas con cada nueva versión.

  8. Pingback: Cocosistemas.com. Diego Muñoz. Informático Freelance. » Blog Archive » Navegaciones semana 3 febrero 2014 – 9 febrero 2014

  9. Pingback: Daily Routine Authentic Resources | Maris Hawkins

Comments are closed.