Mi nueva máquina y por qué no me he comprado un rMBP

Foto de mi MBP 13 pulgadas abierto, con Safari corriendo Hace ya un tiempo que estoy por esas carreteras llevando mi nueva máquina, entre curso de iOS y Android. Lo anunciaba en Noviembre, mientras lo esperaba. Es un MBP 13″ no retina. Y para colmo con la CPU menos potente que vende Apple, un Core i5 dual core a 2,5 Ghz. “¿Cómo?”, se preguntarán algunos, “¿todo el día hablando de tecnología y te compras eso?”. Pues sí. Os cuento qué máquina me he comprado, las razones que me llevaron a ella y cómo la uso.

La máquina

Ventana Acerca de Este Mac abierta, mostrando las características del MBP

El equipo en sí es un MBP 13″ no retina, de Julio 2012. Por ello, tiene una resolución de pantalla infame (1280×800) pero a cambio tiene otras cosas muy interesantes dentro de su cuerpo unibody de aluminio: USB 3, una CPU que al tener dos núcleos con hiperthreading, se convierten en cuatro núcleos de ejecución, una tarjeta gráfica HD 4000 (no demasiado buena, pero es lo que hay) y un HD de 500 GB bastante lento. Dado que la máquina es capaz de direccionar hasta 16 GB RAM, pensé que en lugar de poner una CPU enorme era mejor equilibrar el rendimiento global del equipo. Así que compré un par de módulos de 8 GB y un SSD de 256 GB. En cuanto me llegó, le monté el SSD y la memoria y el rendimiento global es bastante impresionante. Evidentemente, un rMBP de 15″ tendrá el mismo rendimiento o más. Entonces ¿porqué esta?

Mis razones

El retina MBP es una máquina impresionante. Es como mirar al futuro y ver cómo serán los ordenadores dentro de cinco años. Pero mi equipo, además de mirarlo, tengo que usarlo. Y mucho. Y lo uso para dos tareas muy concretas: programar en el sofá o llevarlo a los cursos de programación que imparto. Así que casi todo el tiempo es acerca de programar. Una mayor resolución siempre es bienvenida (y ya me he quejado antes de la triste resolución máxima del MBP 13″, máxime cuando el MBA 13″ tiene 1440×900), pero entre la resolución retina y todo lo que pierdes a cambio, preferí el resto. ¿Y qué pierdes?

  • sensor de infrarrojos. No está en el rMBP. Ya no puedo usar mi mando a distancia Apple de aluminio para controlar KeyNote. Que sí, que puedo comprar uno BlueTooth, pero ya que tengo este y es sencillo de manejar…
  • indicador de batería. En el lateral del MBP 13″ hay una línea de LEDs y un botón. Lo pulsas y sin encender el equipo ves si tiene o no batería suficiente. Lo uso mucho.
  • puertos. Tengo discos FireWire que me gusta usar. Al igual que me gusta conectarme a la red con un cable Ethernet. Llámame viejo, o bien que 1Gbps siempre es más que 300 Mbps. Como tres veces más rápido y fiable. Ethernet no se “cae”. O funciona bien, o se te ha quemado el switch. No hay otras calidades de servicio. Y se que tengo la posibilidad de usar el puerto Thunderbolt, en ambos equipos, pero no me gusta llevar adaptadores colgando, si puedo evitarlo.
  • posibilidad de ampliación sin hipotecarme. He podido ponerle un HD SSD y ampliar la memoria a mi MBP 13″. Al rMBP no se le puede ampliar, porque todo viene soldado.
  • mi mujer tiene un venerable MacBook blanquito de 2007. Su cargador es compatible con el mío. Nada de MagSafe2 ni historias: si pierdo el mío o explota, tengo un reemplazo de emergencia cerca.
  • pasta. El rMBP cuesta bastante más que el MBP 13″ y en mi opinión, salvo la pantalla y que pesa algo menos, no me aporta demasiado por su coste. Prefiero buscar ese MBP 13″, ampliarlo y comprar Apple Care. Y ya, para rematar el ahorro, he comprado el equipo Refurbished, con lo que te ahorras unos buenos euros.

El equipo que pienso es el que más prestaciones te da actualmente a un precio razonable es un MBP 15″ con resolución extra (1.680 por 1.050) y pantalla mate y con 16 GB RAM + SSD. Al tener una gráfica discreta, es la mejor opción. Pero quería renovar mi viejo MBP 15″ del 2008 por lo mínimo posible, y además quería cambiar de factor de forma y pasar a algo más compacto.

El rMBP 13″ me parece una buena idea, pero esperaría a una segunda o tercera versión. No tiene sentido que lleve la misma gráfica y CPU que el no retina y que por esa resolución extra tengas que pagar 498 Eur.

Cómo lo uso

Mi MBP es el equipo que uso para los cursos y salidas varias: a Conferencias, Hackathones, reuniones de la NSCoder Night de Sevilla, etc. Es muy compacto y me transmite una sensación de solidez. Arranca en muy pocos segundos (menos de 10) y todo es instantáneo. Con los 16 GB de RAM, nada hace swap y todos los procesos tienen más memoria de la que puedan necesitar. Y el acceso a disco es muy rápido gracias al SSD. El S.O. está instalado en el SSD y los datos en el HD. Todo como la seda.

Además de para los cursos, cuando puedo levantarme temprano lo uso para escribir código en Xcode / Eclipse. Y probar las Apps. Para eso, es perfecto.

Pero no todo es perfecto. Alguien pensará qué pasa cuando necesito más resolución, para trabajar cómodamente o usando Pixelmator o similares. Respuesta sencilla: para esos casos tengo mi iMac 27″ con su segundo monitor de 24″. Creo que con 2560×1440 + 1920×1080 (5.760.000 pixeles) tengo de sobra. Y pensar que mi primer AMSTRAD, en su modo de máxima resolución (MODE 2) alcanzaba 640*200 (128.000 pixeles). Eso sí, en blanco y negro, o en mi caso, en fósforo verde encendido o fósforo verde apagado 😀

3 comments

  1. Entonces tienes 2 discos en el portatil? Yo es que estoy pensando agregarle un SSD a mi MBP y estaba mirando posibilidades, y queria aprovechar el disco que le quitaré.

  2. Pingback: Preparando el MWC 2013: First World Problems | freniche.com: iPhone, Java, Macs, Linux...

Comments are closed.