Un día en “Teacher’s Hell”

Credit: http://www.flickr.com/photos/barkbud/4257136773/

Credit: http://www.flickr.com/photos/barkbud/4257136773/

He impartido muchos cursos a lo largo de mi vida profesional. Muchos. Muchas horas de formación. Es algo que me gusta mucho y me llena. Puedo explotar mi faceta de abuelo cebolleta y contar todas las batallitas que me apetezcan a un público cautivo que no puede huir a ninguna otra parte. Y encima me pagan por ello. Así qué todos contentos (menos los alumnos que tienen que aguantarme, claro)

Debido a esta experiencia acumulada, suelo preparar con mucho esmero cada curso. Reviso mi bolsa para comprobar que llevo el cargador del portátil, los cables de conexión al proyector, si llevo algún bolígrafo o libreta, el mando a distancia para pasearme mientras pongo alguna presentación en Keynote. Y voy preparado para todo. Bueno, para casi todo. Hace poco viví un completo Teacher’s Hell, una de las peores situaciones que he vivido. Hasta perder el avión de ida en el viaje a Panamá para el curso de Android que impartí en Julio me parece menos grave. Por la acumulación de problemas.

Llegué al aula con tiempo. Al menos, 40 minutos antes de empezar el curso. Empezamos a las 16:00 y acabamos a las 21:00, y son las 15:20. Así tengo tiempo de encender el equipo, probar el proyector, conectarme a la red, beber un café… Entro en el aula y todos los alumnos ya están allí, sentados. El proyector encendido. En tono de sorna digo “bueno, parece que hay ganas de empezar, ¿no?. ¡Eso es bueno, venís con ganas!”. Mirada sería del responsable. “Diego, empezábamos a las 15:00”.

De pronto, una sensación de caer en el vacío. El mundo se me viene encima. Una vez me presenté para un curso en la dirección equivocada y tuve que recorrer media Córdoba a la carrera. Pero llegar tarde, nunca, si puedo evitarlo. En mi calendario, apuntado el inicio a las 16:00. En la presentación del curso, igual. En mi mente, las 16:00. Reviso el correo, y efectivamente no aparece ninguna hora. Hablamos de “por la tarde”. Probablemente asumí mal el horario, pero me extraña.

Me rehago. Saco el ordenador con una sonrisa nerviosa mientras me disculpo, lo enciendo y lo conecto al proyector. No se ve. Miro el cable de conexión al proyector: hay un bifurcador extraño, uno de esos cables en Y que permiten ver el proyector y la imagen en un monitor a la vez. Desconecto y conecto el proyector directamente al portátil. Se ve en la pantalla. Uf.

Tengo que dejarles los ejemplos a los alumnos, y además ellos deben conectarse a una B.D. MySQL que llevo en mi MacBook Pro. Es un curso de Hibernate. No MySQL == No curso. Pregunto por la WiFi. No hay WiFi. Bueno, sin problema, pienso: “me conecto con un cable Ethernet y listo”. No, no tan rápido, la dirección de sistemas no te deja conectarte a la red, y además no vas a obtener IP con tu portátil. Bien. El entorno de desarrollo que traigo montado y la base de datos MySQL al infierno.

Bueno, aunque todo se tuerce, puedo montarlo todo durante el curso, mientras hablo de la teoría con mi keynote del Mac. El ordenador del profesor es un Dell con Windows XP. A fin de cuentas, me han dejado usuario y contraseña. Los introduzco y me sale el típico “tu contraseña ha caducado, y como veo que no tienes mucha prisa ahora mismo voy a molestarte un poco más obligándote a cambiarla“. Evito la tentación creciente de gritar y golpear algo. Me concentro e introduzco una contraseña segura, para evitar chorradas con el criterio de generación de contraseñas: “la contraseña es corta, debe tener mayúsculas, minúsculas y el Emoji de un caganet“. El ordenador me dice que no puedo cambiar la contraseña, que no tengo permisos para ello, pero que o la cambio o no puedo iniciar sesión. Llamo a soporte. Comento el problema, y lo solucionan de forma remota. Inicio sesión y se lanza un logon script de esos que tardan en una red corporativa medio año mientras un intérprete de comandos realiza tareas misteriosas. Tras lo que me parece una eternidad, llego al escritorio de XP.

Bueno, vamos a descargarlo todo: MySQL, etc. La velocidad de descarga se mide en Kbs, no en Mbs. Y son pocos. Estoy en el CiberDespacio. La descarga comienza a alargarse ante mis ojos, cansados y tristes. Los nervios aumentan. Se me acaba la teoría. No tengo BD. Tengo he pasar a los alumnos los ejemplos, esos que ya están en la carpeta pública de mi Mac, esa a la que no pueden acceder. Empiezo a pensar en preguntar por un cable serie Null-Módem para pasar las cosas, pero me muerdo la lengua. No hay red, y me acuerdo de la cita de Tanenbaum: “Never underestimate the bandwidth of a station wagon full of tapes hurtling down the highway”. Tiro de USB.

Disco Kaput

Vamos con el pendrive. Saco mi flamante pendrive de 4GB. “Lo copio todo aquí, se lo paso a un alumno, lo pone en la red y listo”. Parece que hay un servidor de ficheros, así que probablemente lo use. Introduzco el pendrive en el Mac. Aparece un error en pantalla. Algo de que copie los datos, que está mal el pendrive. No me lo creo. Parece que lo voy a tener que formatear. Ya formalmente cabreado, abro la Utilidad de Discos. Voy a darle formato FAT, que luego hay que usarlo en un XP y no quiero más problemas a estas alturas. No puedo. Me dice que el sector cero está defectuoso y que tire el pendrive. A estas alturas, empiezo a mirar alrededor buscando la cámara oculta. He llegado a la hora que no era, estoy sin WiFi, sin posibilidad de conectarme a la red, sin pendrive… Pregunto a los alumnos. Ninguno tiene uno encima. Quiero morir.

Utilidad de discos no puede formatear el disco

Hablo con el responsable del curso, que amablemente me ofrece uno. Lo uso para copiarlo todo en el pendrive y se lo paso a los alumnos. Mientras copian, mi mente procesa a toda velocidad. Vale, tienen los ejemplos, pueden ver la teoría en pantalla, pero me falta la B.D. Puedo instalarla en el ordenador del profesor, pero creo que lleva 20 Kb descargados o algo así. ¡Al menos podría pitar como pitaban los módems antiguos!.

De pronto, me viene la inspiración. Desde informática me han dicho que no puedo conectarme y que no obtendría una IP en mi equipo. Eso es lo que me han dicho. Pero no lo he comprobado. Busco el cable Ethernet conectado al ordenador del profesor y lo conecto a mi MacBook Pro. ¡Voilà!. Tengo acceso a la red local y a Internet. Todo cambia, al fin, para bien. Continuamos con el curso y se acaban los incidentes.

Cosas que he aprendido de esta experiencia:

  • por bien que creas que llevas preparadas las cosas, piensa mal, hasta que te parezca que es de manera absurda. Todo puede torcerse, todo. Y varias veces.
  • las presentaciones las debo llevar en dos pendrives. Si muere uno, tengo el otro.
  • las presentaciones debería copiarlas en formato PDF. Si se muere mi MBP siempre puedo usar cualquier otro ordenador que muestre un PDF.
  • siempre copiarlo todo en Dropbox. Aunque recientemente, en otro curso, me falló Dropbox al ir a bajar una presentación 😀
  • antes de impartir una charla o un curso en un sitio nuevo, confirmar el equipamiento de que dispongo. Me ahorro sustos luego.
  • confirmar las horas y fechas (algo que siempre hago, pero en este caso se ve que no…)
  • no cabrearse es mejor. Solucionas los problemas y te sientes bien por duplicado: porque has solventado el marrón y porque te has controlado a ti mismo.

Por cierto, recuperamos todo el tiempo perdido, de forma que los alumnos no perdieron nada. Eso nunca: lo primero son mis alumnos.

8 comments

  1. Una experiencia terrorífica. He dado algunos cursos en mi vida pero, por suerte para mi, no he tenido esta experiencia. Si alguna similar de no tener WIFI o red o algún pendrive roto o incompatible. Como tu bien dices, sigo las pautas de llevar 2 por si las moscas, llegar antes y preguntar todo antes.
    La experiencia más mala que he tenido dando un curso fue el año pasado, que estaba un poco chungo de la garganta, en medio de la clase del 2º día perdí la voz, no había agua que no podía hablar. Pero como bien dices, no hay que cabrearse ni perderse nervioso. Abrí textedit y escribí: “alguien tiene un caramelo o algo para la garganta?” y una amable alumna me pasó un zumo de brick pequeño que tenía para su merienda. Así pude continuar la clase 🙂
    Por cierto Diego, me ha gustado mucho el artículo y vendría bien que compartieses tu amplia experiencia como formador y esas batallitas 🙂 se aprende mucho

  2. Me ha gustado mucho tu articulo, aunque creo de deberias haber incluido lo que te paso en el ultimo, te voy a refrescar la memoria va de un teclado que no responde, jajajaja eso es buenisimo….

    Hay testigos, verdad @materron.

  3. No conservaras un video de ese curso, podías hacer un montaje al estilo Benny Hill…

    Ahora en serio, a ver si algún día se alinean los planetas y puedo asistir a uno de tus cursos.

    Un saludo

  4. Diego, te he “sufrido” en un curso en Córdoba, el curso fue una pasada de bueno y eso que era de java :-(, creo que exageras, hubo problemas pero los solucionaste como un campeón. Creo que fue uno de mis mejores cursos (y ya llevo unos pocos).

    En cuanto a lo que comentas, a mí me ha pasado con el MBP que cuando lo conectas a un proyectos, resulta que no lo reconoce, te falla el pendrive ,… y al final terminas dando el curso con las fotocopias desactualizadas del powerpoint de turno.

    Un saludo.

    • Hola Domingo.

      Aquel curso de Córdoba fue en el que me presenté donde no era :-D. Luego tuve que ir corriendo hasta donde realmente estabais… Al final no salió demasiado mal. Los cursos que estoy impartiendo ahora de iOS y Android son bastante más divertidos, por la materia impartida, claro.

      Lo de los proyectores no reconocidos es un problema. Con mi MBP sólo he tenido problemas reales (hubo que cambiar el proyector) una vez. Debo haberlo pinchado en docenas de proyectores, sin problemas.

      Espero que mi nuevo MBP 13″ (aún no lo he recibido) no me de problemas 🙂

      Saludos!

Comments are closed.