Resumiendo 2011

Reloj. No marques las horas. Que el 2011 se acaba... Foto de Flickr. Click para ver original

Reloj. No marques las horas. Que el 2011 se acaba... Foto de Flickr. Click para ver original

El otro día, mientras buscaba siguientes acciones y repasaba tareas en mi sistema GTD (en el que uso Things e iCal entre otros) me encontré con una tarea titulada: “Escribir post resumen año”. Era del año pasado. GTD, pese a lo que mucha gente piense te hace ser más productivo pero no te permite “hacerlo todo”. Te centras en acabar aquello que es realmente importante. Y hay cosas que pueden quedar aparcadas. Estas cosas aparecen en las revisiones, que para eso están. Lo importante: hacer primero las cosas importantes. Las otras, a veces no son ni necesarias.

El caso es que este año sí que quiero cumplir e instaurar una costumbre. Cada año quiero, en Enero, plantearme una serie de retos, de objetivos, de propósitos, de cosas a cumplir. Revisarlas durante el año, para ver si voy cumpliendo, y luego, en Diciembre, echar la vista atrás. Para mortificarme con las cosas no conseguidas (que será lo más normal, dada la tendencia que tenemos a autoflagelarnos), pero para disfrutar igualmente con aquello que nos planteamos hacer y hemos hecho. Nos merecemos una auto-palmadita en la espalda cada vez que hacemos algo bien. Y muchas veces, cuando conseguimos algo que nos ha costado sangre, sudor y lágrimas no dedicamos ni cinco minutos a sentarnos, reflexionar y disfrutar de ese pequeño triunfo. Así que escribiré posts resumen de cada año a partir de ahora.

Nota: además, me empujó a ello que Xelecto había escrito el suyo.

Este año realicé la revisión del 2010 en Febrero del 2011, un poco tarde. Pero los propósitos de año nuevo los llevo apuntando en una libreta desde Navidades de 2009. Así que este año es la tercera vez que los preparo. Y, al menos a mí, me funcionan. Me ayudan a saber por qué me levanto cada mañana, qué quiero conseguir, qué es realmente importante. No apunto cosas como “ser feliz”. Si considero que para ser feliz tengo que visitar, al menos una vez en la vida la India, entonces el objetivo será hacer un viaje. Que se descompondrá en tareas, claro: conseguir pasta, actualizar el pasaporte, buscar vuelos… Pero todo empieza con plantearte qué quieres. Que no es fácil. Si te preguntan “¿qué necesitas para sentirte mejor?” veréis que no es sencillo responder a esta pregunta.

Resumen del 2010 2011

2011 ha sido un año “montaña rusa”. Comencé el año publicando dos mini aplicaciones en la App Store (que, por cierto, tengo abandonadas; ahora les toca). Y con muchas dudas. Dudas sobre si debía volver a trabajar por cuenta ajena, sobre si me había equivocado, sobre si daba la talla, sobre si podría aprender. Cocoa no me entraba en la cabeza. Problemas de salud de mi padre. Estaba amargado. Enero y Febrero. Malos tiempos.

Como estaba pensando demasiado y programando poco, me lancé a una “orgía” de impartir formación: cursos de Java de todos los colores: básicos, avanzados, de Java EE, de preparación para las certificaciones, de frameworks (Struts2, JSF). Hasta impartí un curso de programación en C (que, por cierto, disfruté como un enano). Me metí una sobredosis de trabajo, para sacudirme las tonterías de encima. Y funcionó. Incluso pude desarrollar una App para iPad (la primera). Y volví a escribir para una revista, con pequeñas colaboraciones en forma de columna (iPhone World). Lógicamente, se cumplió la Ley DFreniche del agobio en el trabajo: “las mejores ideas para programas se te ocurren justo cuando no tienes tiempo para programar” (Citation needed).

Llegó el verano. Me fui de vacaciones. Y me picó el bicho del freelancing de nuevo. No quería trabajar para nadie. Esto iba a funcionar. Era capaz de todo. ¡Voy a ponerme la capa y los leotardos, puedo volar!. Me ayudaron varias cosas a volver a tener ganas. Primero, facturar, que siempre se nota. Sentirme útil. Ser capaz de hacer la App de iPad. Y ser contactado por varias empresas que querían contratarme, en base a mi perfil en LinkedIn. Muchas de ellas, muy interesantes. Que alguien considere contratarte, tal y como están las cosas, es señal de que algo estás haciendo bien. O eso, o mientes maravillosamente 🙂

Encima en Agosto pude comenzar a programar para WebOS y aprender JavaScript. He disfrutado / sufrido con el desarrollo, pero he aprendido mucho. Y en Septiembre acudí al iOSDevUK, una experiencia fantástica. Lo mejor: conocer un trocito de Gales y estar con Fernando y Bernardo. Y luego vino la conferencia NSCoder ES en Vilanova i la Geltrú. Y empecé a grabar Café y Cocoa. Y ahora José Antonio Blanco me deja hablar con él y otros cracks como él de vez en cuando en We.Developers. Y me entrevistó Luis-Philippe. Y estoy preparando varias Apps para iOS. Y he escrito dos artículos para MacWorld. Y…

Muchos proyectos, muchas cosas terminadas en lo profesional. Y en lo personal. Me planteé este año acostumbrarme a hacer deporte, y se ha convertido en un hábito. Si paso 3 días sin correr / caminar me siento mal. Ya lo que me cuesta es no hacer nada. Me planteé perder peso, y eso lo he conseguido a medias (he recuperado parte del peso, los mantecados). Pero no me preocupa, mientras siga haciendo deporte. Me fijé como meta correr la nocturna del Guadalquivir y lo hice, aunque acabé bastante mal :-D. Y de propina, me caminé 23 Km. en el Homenaje a la 101 de Ronda, que repetiré en 2012.

Y claro, otras muchas cosas no las he conseguido. Hay defectos personales en los que tengo que trabajar. Y un proyecto se convirtió en una pesadilla horrible, de lo peor del año. Este año me gustaría leer libros no de informática, para variar. E insistir en hacer lo que sea preciso para conseguir cumplir mis sueños. Tengo suerte de tener la mujer y la familia que tengo, de ganarme la vida con una profesión que me apasiona, de tener amigos de verdad y conocer a un montón de gente interesante. Es hora de devolver, en forma de trabajo bien hecho, de esfuerzo y de responsabilidad. Y de alegría.

Feliz 2012. Puedes hacer que este año sea como tú quieras. No te resignes. Yo no lo voy a hacer.

5 comments

  1. Bueno Diego, pues poco más se puede decir. Las empresas deben de valorar, y mucho, a un tipo que en medio de la crisis mundial más difícil del siglo, sigue emprendiendo y viviendo de lo que sueña. Es una bendición y un ejemplo para todas aquellas personas que no saben lo que hacer porque no tienen trabajo, bien por que le han echado, o bien porque está en el paro después de terminar la carrera.

    Yo soy profesor, de secundaria y Bachiller. Lo que pasa es que lo que siempre les digo valdría más para la universidad, sigan el ejemplo de gente como Diego Freniche, que utiliza sus conocimientos para emprender.

    Enhorabuena por todo, gracias por ayudar a todas las personas que te escribimos con dudas y sigue así de verdad. Pedazo de profesional!!.

    Ánimo y a comerte el 2012!!.

    Feliz año

    • Francisco: gracias por los ánimos!
      Aunque no aspiro a ser ejemplo para nadie, salvo para mis hijos. Llevo 10 años con la misma filosofía de trabajo / vida que se basa en: si tienes trabajo, bien, y si no, te lo inventas. Vamos, que hay que estudiar, esforzarse, irse a donde esté el trabajo… lo de siempre, lo que han hecho nuestros padres, vamos.
      Esperemos que 2012 sea mejor para todos. Y si no, se va a enterar, porque no nos vamos a rendir 😀

  2. A ver el año que viene quien ha tachado mas cosas en su “todolist”. Yo la mia la tengo oculta que después me lo echan todo en cara. Abrazos navideños.

Comments are closed.