Ojo con tus copias de seguridad de Time Machine

Fallo al intentar reparar el disco de Time Machine

Fallo al intentar reparar el disco de Time Machine

Hace no mucho comentaba mi Plan de Backups y cómo estaba protegido (en teoría) frente a las distintas adversidades que se me pueden presentar. Lógicamente, Murphy se ha dado una vuelta por estos lares para darme una cura de humildad, y de paso poder escribir así este post.

La historia empieza cuando recuerdo un correo que me hace falta y no soy capaz de localizarlo en Mail.app. Venga a buscar y nada. Pero claro, el iMac es nuevo y el MBP se ha reinstalado. Así que me doy cuenta de que, al configurar de nuevo las cuentas de correo (que son IMAP) se han bajado las carpetas que están en el servidor, pero lógicamente no tengo las carpetas locales. Y el correo que busco está en una carpeta local.

“No pasa nada”, pienso. “Ahora monto mi copia de seguridad de Time Machine, me voy donde Mail.app guarda las carpetas locales, las restauro en el iMac y listo”.  Bien, el plan es bueno, salvo cuando le das doble click al archivo .sparsebundle que guarda la copia de seguridad y tras un rato, ves que no se monta. No sale una ventana que indique el error, nada. “No le habré dado bien”. Le vuelvo a dar. Nada.

Un poco mosqueado, abro la utilidad de discos y busco el volúmen en cuestión.

Utilidad de discos abierta mostrando mi copia de seguridad

Utilidad de discos abierta mostrando mi copia de seguridad

Lo intento montar y me salen las siguientes ventanas:

Intentando montar la copia de seguridad. ¡Arráncalo, Carlos por Dios!

Intentando montar la copia de seguridad. ¡Arráncalo, Carlos por Dios!

y finalmente:

No hay suerte. Murphy me odia.

No hay suerte. Murphy me odia.

Un sudor frío me corre por la espalda. Un escalofrío me pone la carne de gallina. Escucho voces en las sombras. Murphy me odia, es oficial. Cabreado, pero no resignado, pulso el botón de “Verificar disco”. Me da tropecientos errores. Pulso reparar disco. Repara algunos, pero me indica que hay otros con los que no puede. Vuelvo a intentar montar. Nada. Reparo. Monto. Nada. Reparo. Monto. Nad. Así varias veces. Hasta que, finalmente, aunque me indica que hay errores, veo que está montado en /Volumes/Time Machine Backups.

Abro una terminal y me abalanzo sobre el directorio. Desde allí, y gracias al todopoderoso cp -r, copio las carpetas que buscaba al escritorio. ¡Buff!. Me he librado de ésta.

Conclusiones:

  1. aunque tengas un buen sistema de copias de seguridad (por ej. usar Time Machine en una cabina con varios discos en RAID, como un Drobo) Murphy puede pasar a visitarte.
  2. no basta con hacer copias de seguridad. Hay que comprobarlas. Si te haces un disco de arranque con Carbon Copy Cloner, prueba a arrancar desde él, para que el día que te haga falta estés seguro de que va a funcionar.
  3. Si usas Time Machine, monta de vez en cuando el volumen de copias de seguridad (el fichero .sparsebundle) y comprueba que no hay errores. Si lo pillas a tiempo probablemente el desastre será menor.
  4. hay que ser como el que iba en un barco y no se fiaba de la mitad de la tripulación: eran un padre y un hijo.

Esta vez he recuperado los datos. Pero ¿y la próxima?. ¿Experiencias personales? ¡Déjalas en los comentarios!

9 comments

  1. Diego, date cuenta de una cosa. Tooooooda tu mala suerte, son oportunidades para los que te leen. Todo tu conocimiento aprehendido a base de palos, son errores corregidos para los demás.

  2. ¿Sentimiento de victoria? Cuando estás harto de recuperar datos de los demás y tu disco con tus valiosos 700 gigas de datos termina en la basura la impotencia es descomunal.

    Yo me libre porque el tío ese amigo de Diego, Murphy, se encargó de joderme los datos del pc principal por una subida de luz, los del disco extraíble por caída al suelo y los de el portátil que replicaba los datos por una Coca-Cola en el teclado EL MISMO DIA. La copia en una tarrina de DVDs estaba jodida por una maravillosa y prolongada exposición al Dios Sol y gracias al mi enfermedad obsesiva por las copias de seguridad tenía una copia exacta de la tarrina de copias de seguridad en el cajón del despacho del trabajo.

    Al final sólo perdí un par de meses de trabajo y tres sitios webs que estaba desarrollando los pude recuperar sin los directorios de trabajo mediante ftp.

    Después de esto me volví incluso más enfermo de los backups. Un día, al igual que Diego, contaré que es lo que tengo montado.

    Resumiendo, prefiero no vivir ese sentimiento de victoria por omisión de problemas.

    • @Migue, lo tuyo es de capítulo de Mister Bean 🙂
      Lo suyo es el backup off-site. Pero con las velocidades de subida (y bajada) que tenemos, es una utopía de momento. Por desgracia.

      @Luis. Más que sentimiento de victoria, me quedó una risita nerviosa y un sudor frío en la frente. Vamos, como una mariflower total 😉

  3. Guau. Esa historia es la pesadilla de cualquiera que trabaje con ordenadores :-O

    Al final va a resultar que mi nueva “estrategia zen” de copias de seguridad es la que menos sustos da –> Dropbox + replicado en todos los equipos de la red. Claro que también fallaría si un día viene Miguelón de visita a casa: la nube de Amazon tendría un apagón masivo y mis equipos saldrían ardiendo todos 🙂

    • En 3 GB caben todos tus datos? Pocas fotos de los niños me caben a mi ahí …
      Dropbox es la solución perfecta, pero un poco cara para el almacenamiento que da. Con lo que pagas de Dropbox al año (en los planes no gratis) casi te puedes comprar un HD externo por año.

  4. Tengo contratado el plan de 50 GB. Como de momento no tenemos críos, me sobra algo menos de la mitad 🙂

    Mi experiencia con los HD externos me dice que todos terminan golpeados tarde o temprano y, por tanto, dejan de ser fiables (al menos para mí). Así que prefiero gastar un poco más y tener este servicio. Lo recomiendo al 200%.

Comments are closed.