Recuerdos de un viaje a Nueva York

Como he comentado en Twitter, y en éste post anterior, he estado una semana en Nueva York aprovechando el puente del 6 y 8 de Diciembre. Digo aprovechando, pero no en el puente. He evitado la avalancha española sobre la gran manzana yéndome justo el 8 y volviendo el 13. Supongo que muchos de los que leéis este blog ya habréis estado en NYC, pero aún así, me gustaría comentar qué me ha llamado la atención, tanto del viaje, como de la ciudad. No quiero hacer una crónica del viaje día a día, ya que para eso ya está FaceBook o Twitter, donde fuimos posteando (mi mujer y yo) algunas fotos tomadas con los iPhones que llevábamos (ella su 3G blanco y yo mi 3Gs y el 3G en alta disponibilidad). Vamos a ello.

  • No he visto NYC, sólo he estado en Manhattan. Y, de Manhattan, me ha dado tiempo a ver un poco del Mid-Town y el DownTown. Todo es enorme, y es muy complicado intentar verlo todo en tan poco tiempo, habiendo tantos sitios para ir, tantas cosas para ver, tantas tiendas, museos, parques, restaurantes, … Yo he seguido mi táctica habitual para visitar una ciudad: ir tranquilo, ver menos cosas, pero verlas bien, ir a mi aire. No me gustan esos viajes estilo “he visto n ciudades en n-2 días”. No. Has visto el autobús y has seguido el culo del guía, pero no has estado en esas ciudades. A mi me gusta sentarme tranquilo en un café y ver cómo evoluciona la gente, ir a las plazas de abasto y mercados, pasear…
  • NYC no es una ciudad insegura, ni sucia, ni contaminada, ni los coches corren por las calles tocando el claxon, ni te roban en el metro los pandilleros, ni la gente va a lo suyo y es maleducada. Todos los tópicos de las películas de los 70 y 80 se me han caído por completo. Ya había leído que, gracias al excelente trabajo de Giuliani durante los 90 y a su aplicación de la Teoría de la Ventana Rota, la ciudad había cambiado mucho. Pero es que me ha sorprendido. La gente es encantadora, habla muy bajito en los bares, te sonríe cuando te habla, los coches no corren, … Nada que ver con la idea que tenía, vamos.
  • ¿Cómo me puede costar comer más barato en Manhattan que en Sevilla o Madrid? Entiendo que con el cambio y estando el Euro casi a 1.50 USD todo nos sale mejor de precio.  ¡Pero es que las cosas son más baratas, hasta en dólares! La cena del primer día, por ejemplo, nos costó, en una hamburguesería muy normalita (lo que sería un bar cutrecillo de España), 40 USD para 5 personas. Eso mismo, en Madrid, ni idea de lo que nos hubiera costado, pero seguro que mucho más. Ayuda el cambio, y los impuestos, que están en un 9% (4,5% para el Estado de NY y 4,5% para la ciudad). Comparemos con nuestro IVA all 16% (de momento) y nos entra la risa…
  • La vista desde el Empire State te quita el hipo. Las fotos lo cuentan mejor.
  • Central Park es un bosque, que huele a bosque. Increíble en una ciudad tan grande, que pueda existir ese parque. Increíble también que tomar café en el Parque sea más barato que en España, cuando me esperaba un palo… Me ha sorprendido también que el mantenimiento del parque se financia en gran parte por las aportaciones privadas de los ciudadanos. Por ej., venden una placas que puedes personalizar con un mensaje y te lo ponen en un banco del parque. Tu banco del parque. Es una buena manera de obtener fondos directamente de la gente que ama y usa el parque, sin necesidad de descargarlo sobre los anchos hombros de los pagadores de impuestos. A ver si aprendemos por aquí.
  • Tiendas, tiendas y tiendas. El paraíso para ir de compras. El infierno del hombre casado. Entiendo ahora las tasas de divorcio de este país 🙂
  • Aquí no hay horarios. La gente come a la hora que tiene hambre y le da la gana. En Francia, por ej., si no has comido en un bar a las 14:00 puedes quedarte sin comer. En España empezamos a las 14:00, y encontrarás comida hasta las 16:00 si hay suerte. Después, la cocina está cerrada. En NYC siempre hay un bar abierto, con comida. Igual que un gimnasio 24h, o una tienda de comida, o una farmacia, o lo que sea. Realmente es la ciudad que nunca duerme.
  • El Grajo no vuela muy alto. Debe tener vértigo el animalito. Vamos, que hace rasca. Frio. Ahora entiendo esas orejeras de las películas, o la gente que lleva una gorra de beisbol y encima otro gorro. Es que aquí, con el viento que hace, es necesario.
  • No quería ver la Estatua de la Libertad, pero al final fuí. Había leído que llevaba mucho tiempo y que tampoco era tan espectacular. Encima, con el frío que pasamos (-4ºC, con sensación térmica de -14ºC), el control de seguridad estilo aeropuerto antes de montar en el ferry y en la isla, etc. como que no me atraía. Pero luego me encantó, y especialmente la explicación del guía sobre los símbolos de la estatua en la exposición permanente.

  • Es increíble cómo todo te resulta familiar. Es como darte un paseo por tu ciudad, salvo que tu mente sabe que es la primera vez que estás allí. Pero tus tripas no. La sensación de que todo te suena, desde los taxis amarillos hasta los policías, pasando por las bocas de riego, los puestos de periódicos en la calle o las alcantarillas humeando, hasta los puestos de perritos calientes es muy curiosa. Tantas series de televisión, películas, fotografías consiguen que estés culturalmente colonizado.
  • No hay contenedores de basura en Manhattan. La gente saca la basura a la puerta y deja las bolsas alineadas en la acera, junto a la calzada, para que las retiren los basureros. Me ha llamado la atención porque en Sevilla hace muchos años que esto no se hace. Y ahora tengo la duda de si es mejor o peor tener los contenedores. ¿Alguien quiere iluminarme en los comentarios?
  • El vuelo no me resultó tan pesado como esperaba. Málaga-Madrid, Madrid-Newark en la ida y Newark-Heathrow-Málaga en la vuelta. Conseguí dormir casi todo el camino, y además con las películas que había en los vuelos de Continental, sin problemas. Por cierto el sistema de reproducción de contenidos multimedia estaba basado en Linux 🙂
  • Times Square es espectacular. Cualquier descripción se queda corta. Incluso las fotos no creo que lo describan bien. Hay que ir, y verlo por la noche, con los rascacielos cubiertos de carteles y publicidad, muchas de ellas pantallas que ocupan una fachada entera. Y gente comprando, paseando, mirando, … tanta, que uno piensa si el resto de Manhattan no estará vacío… pero no, hay más gente en otros sitios.
  • Las Avenidas: la quinta, la séptima, … Una gozada pasear por ellas y encontrarte con los sitios de las películas: aquí Tiffani’s, allí La Catedral de San Patricio… El Parque, el Empire State dominando la zona, el Rockefeller Center, …
  • Policia por todos lados, a montones. Y todos los coches con una pegatina muy graciosa: si le sacas una pistola a un policía en NYC, dan por tí 10.000 $ de recompensa. Así, los chorizos seguramente se lo piensan antes de dispararle a un policía…

notemetasconlapoli

  • Tiendas, tiendas y tiendas (¿esto no lo había dicho ya antes?). Es la Meca del capitalismo, y se nota. Todo el mundo procura hacer negocio, cosa de la que tendríamos que aprender un poquito en España. Son gente emprendedora y eso me gusta mucho. También se llega al extremo consumista, pero bueno…
Recuperando fuerzas con un café rodeada del bolsas

Recuperando fuerzas con un café rodeada del bolsas

¿Y tú? ¿Has estado en NYC? ¡Comparte tus opiniones en los comentarios! Así podré aprovechar mejor mi próxima visita. Porque, como pueda, vuelvo pronto.

11 comments

  1. Muy buen post, me ha gustado, a pesar de ser largo no se hace pesado.

    Yo también pienso que la forma de viajar es ir más pausado. Es decir, mirar menos y ver más. No he estado nunca en NYC pero después de leer el post me entran ganas oye. Aunque tengo miedo por el tema de las tiendas, podría llevarme al divorcio rápidamente.

    Comentas cosas muy curiosas que yo extrapolo a mi situación. ¿Cómo me puede costar comer más barato en Manhattan que en Sevilla o Madrid? Pues yo vivo en Holanda y aquí la vivienda es más barata que en España, cuando los sueldos son casi el doble, y eso como se come. Desde que entro el euro en España nos están masacrando, una subida de precios fuera de lo normal.

    Lo de la basura es otra. El sistema en España (concretamente yo conozco Sevilla) no parece que funcione del todo bien, visto la mierda que hay por las calles. Aquí en Holanda se recoge la basura una vez a la semana, y también se deja en la calle y no en contenedores. Y funciona. Espero haberte iluminado 😉

    Y por último, qué razón tienes, nos han colonizado culturalmente. Sin haber estado en NYC, creo que conozco más de esa ciudad que se Salamanca, por poner un ejemplo.

    Saludos

    • Perdonad por los “ladrillos” que me estoy marcando últimamente, pero tengo incontinencia verbal en el teclado… Me alegro de que no te resulte pesado 🙂
      Hola Sam!

      Ir “de turista” me agobia bastante. Hay veces que no se tiene más tiempo, pero incluso esas veces, prefiero ver una ciudad que dos, o el centro antes que andar corriendo de un lado para otro. No quiero “marcar” sitios visitados para decir “yo estuve allí”, sino estar de verdad en los sitios que visito. Menos mal que a mi mujer le gusta lo mismo…

      El tema de los precios en España es para empezar a cabrearse ya de verdad. Antes nos consolábamos con un “pero y lo bien que se vive en España…”. Eso no cuela. No creo que en un ático que de a Central Park se viva mal del todo. Es indignante lo que te puede llegar a costar un refresco en un bar de una autovía en España.

      Con lo de los contenedores, gracias. Estoy empezando a pensar que hemos adoptado una solución “tarde” y que en otros sitios han desechado los contenedores por antihigiénicos, porque hay que lavarlos, porque los queman, etc. Curioso que en un país con fama de tan civilizado como Holanda (no he estado, lo más cerca ha sido Brujas, que ya está bien cerca) coincidan con los “Yanquis bárbaros”.

      Pues si puedes ir a NYC (desde Holanda debe salir tirado el avión, yo tuve que coger dos vuelos) ni lo dudes. Te va a encantar.

      Por cierto, vaya mezcla rara: vives en Holanda y eres de Sevilla???

      Gracias por comentar… y por seguirme en Twitter!

  2. para mezcla rara la de una amiga mía, que es de Valladolid, se casó con un belga de la parte alemana de Bélgica, vive en Bélgica y su marido trabaja en Alemania y ella en Holanda. Imaginate el lío que tiene cuando quiere hacer la declaración de la renta.

    Yo vine a Holanda de erasmus, me enganchó el lugar y encontré un trabajo. Llevo aquí seis años. Quiero volver a España pero como bien dices el tema de los precios es para cabrearse, sobre todo el de la vivienda.

    No digo que Holanda sea la panacea, tampoco están tan avanzados como la gente piensa. Pero al leer tu post veo que rápidamente te das cuenta que en España se podrían mejorar muchas cosas, y te fijas en cosas que para un turista “normal” pasan desapercibidas.

    Gracias a ti por escribir tus experiencias, saludos.

  3. Diego, lo de la basura en la calle no puede funcionar en Sevilla.. ni siquiera reciclamos bien así que olvidate de eso de de dejar las bolsas bien colocadas y cerradas, evitar que los animales se acerquen a la basura, bajarla a la hora que hay que bajarla…

    Una duda.. en el Central Park había máquinas expendedoras de iphones? ahhh qué fallo…

    • @Cris: pues igual es por eso… Aunque quizás lo de las bolsas en la calle no funcione por las altas temperaturas de casi todo el año. En NYC hace calor, pero en Verano. En Sevilla, sólo deja de hacer calor cuando hace muuuucho frío 🙂
      No, no había máquinas expendedoras de iPhones en Central Park. Pero sí en los aeropuertos 🙂

Comments are closed.