El vicio de los juegos de estrategia

Desde siempre me han gustado los juegos de estrategia. De estrategia por turnos. Que eso del tiempo real es un poco estresante, un poco “maricón el último” y que cuando me siento a jugar quiero relajarme y disfrutar, y no estar en tensión pensando que va a venir alguien a destruirme mi imperio construido con tanto cariño. Por eso, desde los tiempos del Civilization primitivo, he jugado un montón de horas de mi vida a la estrategia por turnos: Civ 1,2,3 y 4, sus expansiones, Colonization, Heroes Of Might and Magic, … Yo tengo un dicho, que uso en las entrevistas de trabajo: no te fíes del informático que no juegue. No se porqué, pero todos los grandes técnicos y profesionales que conozco, al final le dan a algo (hablo de juegos, claro, de otros temas no me parece el sitio apropiado para hablar :-))

 Y desde hace la tira existen los juegos online, multi jugador, masivos, de rol, de estrategia, etc. Pero nunca había probado ninguno. Hasta que he probado Imperia On Line. Es en tiempo real. Eso significa que estoy traicionando mis raíces. Y cuando digo tiempo real, es tiempo real. Si mandas construir algo y tarda 24 h., aunque cierres el navegador en el mundo virtual de Imperia aquello sigue construyéndose. Incluso te pueden atacar cuando no estés frente al ordenador.

Imperia on line

Una de las mayores ventajas que le veo a este tipo de juegos es que siempre puedes abrir una pestaña en tu navegador, y en un par de minutos, dar las órdenes pertinentes en tu imperio. No hay que dejar lo que estás haciendo y lanzar un juego, lo que es una actividad monotarea. Y tampoco me resulta tan absorbente como los juegos tradicionales. Al menos de momento. Creo que la clave está en ser muy disciplinado, ya que estos juegos pueden ser una fuente importante de interrupciones y pérdida de productividad, convirtiéndose en un come-horas. Yo lo uso para recompensarme por hacer una tarea que me resulta desagradable, para cambiar de tarea gorda (una especie de cambio de contexto mental) y antes de irme del trabajo (siempre después de mi hora oficial, que no se preocupe nadie)

En fin, que lo recomiendo, si quieres un entretenimiento pausado y con vistas a obtener frutos en semanas, no en minutos.