Cambiando a Mac

Esta entrada, como la mayoría de las anteriores desde que uso WordPress, la escribo desde mi nueva máquina. Soy lo que se llama un switcher, es decir, uno que ha pasado de otro sistema operativo (típicamente Windows, aunque en mi caso vengo de Linux) a MacOS X. Mi orgullo y adoración se llama MacBook Pro, 15″ Wide Screen, con 2GB de RAM y 160 GB de Disco Duro. Y una historia un tanto rocambolesca.

Mi MacBook Pro

Este equipo lo pedí mediante el Apple Store de Educación. Me llegó una unidad estropeada. Mal comienzo. Llamé y me lo cambiaron por uno nuevo sin pedirme ninguna explicación. Salvo la espera, una buena experiencia. Al final, me llegó éste que ahora veis.

Bueno, y ¿cómo es que te ha dado por cambiarte?

Hay una firma por ahí (creo que en amiga.org) en la que se dice:

“Linux es para los que odian Windows, FreeBSD para los que aman UNIX”.

No he usado nunca FreeBSD (ni ningún *BSD), pero creo que esa frase se podría aplicar también a MacOSX.

He usado Linux desde el 94. En el 95, junto con Antonio Luis Delgado, acabé mi proyecto fin de carrera, un programita multiplataforma, escrito en C++, que igual corría sobre Linux que sobre MSDOS, pero que se escribó íntegramente en Linux. Desde entonces he usado Linux en mayor o menor medida, pero desde 2003 ha sido mi único S.O., tanto en el trabajo como en casa. Así que no se me puede acusar de sospechoso, de odiar a la comunidad de Software Libre, ni de insider de Microsoft, ni de nada raro. Me siento agusto en un UNIX, sea Linux o sea Solaris, o la shell bash mejorada del AmigaOS que incluye características y comandos de UNIX. Pero no soy un fanático de Linux. Hace unos años, en el SIMO de Madrid nos pedían razones para usar Guadalinex en lugar de otras distros Linux. Alfonso de Cala respondió magistralmente (y desde entonces me ha apropiado de la respuesta)

“Guadalinex es libre; eres libre de usarlo y de no usarlo. No voy a darte razones más que ésta: lo uso porque me gusta”.

En esta frase hay mucha sabiduría escondida. Por un lado, los talibanes de su distro de Linux, desprecian al resto, probablemente sin conocerla a fondo. Y, por eso, te piden “razones” para el cambio a lo cual inmediatamente te responden con objeciones para hacerlo. Luego no quieren razones. Quieren consignas, dogmas, iluminación de un Gurú. Por otro lado, te pueden dar doscientas razones técnicas para usar un S.O. en lugar de otro, pero el único sentido que tiene para existir un S.O. es permitirte hacer cosas con un ordenador. Y siempre se será más productivo con lo que nos gusta (véase inteligencia emocional). Todo ésto, repito, se aplica al talibán software libre. Hay muchos usuarios que símplemente disfrutan con su Linux (o su Windows) y te dan la razón antes descrita como principal y se quedan tan anchos. Otros, desgraciadamente, te dicen que si no usas lo que a ellos les gusta, una de dos, o eres idiota o un inútil sin conocimientos.

Bueno, al grano. Que me pasado a los Macs. Y que no quiero darle a nadie razones para cambiar. Al final, ya sabéis, la única razón es que seréis más felices con MacOS X y hablaréis maravillas, o no y hablaréis pestes. La situación que me ha llevado a cambiar fue la actualización de mis dos máquinas Linux a la ultima Ubuntu, la 7.04. Llevaba un tiempo con Guadalinex 3, con casi todo funcionando bien, de manera estable, pero esos videos por internet de Beryl y el famoso cubo en el escritorio me hicieron desear u escritorio algo más bonito. A fin de cuentas, había pasado un tiempo desde que me compré mi portátil anterior, un Dell Inspiron 9400 con una ATI x1400 y las distribuciones de Linux ya no son lo que eran. A fin de cuentas Ubuntu es “Linux para seres humanos”. Pues que si quieres arroz, Catalina.

Instalé Ubuntu y ¡el desastre!. Las X no se arrancaban aceleradas. Es más, para instalar Ubuntu en el Inspiron 9400 tuve que usar una versión de Ubuntu sin instalador gráfico, cosa de la que me di cuenta después de un rato de “disfrutar” de los encantos del S.L. Tras mucha lucha, mucho leer por foros y páginas de auténticos santos de esos de los que lo documentan todo, conseguí tener Beryl funcionando. Y la Wifi, que no había funcionado con Linux nunca. Y el lector de tarjetas SD que lleva incorporado. Pero entonces comenzamos otra batalla: si el escritorio estaba acelerado, Firefox cascaba viendo vídeos en YouTube. La culpa, del Plug-in de flash, leo en los foros.

Pues no, comunidad Linux. La culpa es del proceso de desarrollo de Software Libre talibanizado.

Despertad. Estamos en 2008. Es intolerable que un S.O. de 2008 necesite reiniciar una wifi desde consola sólo porque se te ha ocurrido suspender el portátil. Estamos en 2008 y no quiero compilar nada si estoy usando una distro user-friendly. La culpa es del excesivo purismo que, en lugar de añadir características a los programas considera que “ser GPL” es algo muy valioso para los usuarios, por encima de “ya es libre y además hace más cosas”. Síntomas de ésto es que Linux ya no es el campo donde aparecen las ideas nuevas. Símplemente se reciclan y copian las técnicas de escritorio de los otros dos S.O. (Windows y Mac). Ejemplos de lo anterior es el servidor X. Las XFree86 funcionaban perfectamente. Pero no eran 100% GPL. Se desarrolló el servidor X.org, que tenía nuevos bugs y ¿qué aportaba al usuario?. ¿Ejecutar un servidor X?. Eso ya lo hacía el XFree86. Lo mismo pasó con KDE y Gnome. Y así estamos. En lugar de sumar esfuerzos y avanzar, se reinventa la rueda una y otra vez. ¿Que la gestión de energía funciona?. ¡Cambiémosla y así tenemos a la gente entretenida un rato, que disfruten de ACPI! ¿Que los drivers propietarios de ATI funcionan con las XFree86?. Creemos un nuevo servidor de X con una implementación GPL de los drivers de ATI que te den menos prestaciones.

 

 

Y entre los lectores (los que aguanten, claro, presumo que serán usuarios de Windows o Mac disfrutando morbosamente, felicidades si eres de Linux, demuestras tener la mente abierta y criterio propio) los habrá que han dicho, antes de cerrar con un click y un improperio la página:

 

  • este tío no sabe como instalar un servidor X.org y culpa a Linux. Pues claro. Estaba instalando Ubuntu. Que es para tontos, en teoría. Si yo, que sí se instalar un servidor X tengo problemas ¿qué problemas no tendrá un usuario normal?
  • ¡pues no uses Linux!. Ya, si en esas estamos, como no me hace feliz perder el tiempo…
  • La culpa es de ATI, que no liberaba información sobre sus tarjetas gráficas y no se podían hacer drivers libres en condiciones. Ahora que AMD ha comprado ATI seguro que liberarán las especificaciones y tenemos los super-drivers que nos harán felices… Ya, ya, la culpa siempre es de otro. ¿Y porqué no esperar a eso y no usar unos drivers que hacen infeliz al usuario?. Para la mayoría, GPL son sólo unas siglas, que a algunos nos gustan mucho (a fin de cuentas, esta web tiene licencia GFDL), pero no un artículo de fe.

Tras mucho leer, y mucho pelearme, conseguí que el S.O. estuviera más o menos estable. Y entonces es cuando la idea del Mac comenzó a rondarme por la cabeza. Mi mujer llevaba un año con un MacBook de 13″ blanco en casa y yo lo usaba cada vez más. Sus 20 seg. en arrancar, junto con la posibilidad de tener Firefox (o Flock, que me gusta más) eran demoledores. Así que, al final, he decidido dar el salto definitivo. En otros posts iré contando qué cosas se pueden hacer con esta máquina, en la que un UNIXero se encuentra como pez en el agua. Me he comprado también un Time Capsule y he cerrado el círculo Mac. Ahora, dedico mi tiempo a hacer cosas, y no a administrar el sistema para poder hacer cosas con el ordenador. Y soy más feliz.

 

Que comiencen los flames 🙂

6 comments

  1. Lo veo perfecto.
    Pero tu misma disertación puede ser utilizadas para mi que uso Mandriva y Windows Vista.
    Si Windows Vista que además va de cine :))

    No pero si hablamos de Microsoft es muy malo…..
    Uy,,, si veo mas talibanes.

    Saludos

  2. Efectivamente, la misma parrafada sirve para cualquier S.O. que te haga feliz, que es la moraleja del asunto. He escuchado en el tiempo que llevo usando ordenadores (20 años, desde los AMSTRAD), todo tipo de “x es mejor que y”:
    – Los Spectrum son mejor que los AMSTRAD
    – Amiga rules, los PCs son una basura!
    – Linux es lo mejor, Windows no vale para nada
    – Vale, pero yo con Windows puedo jugar a CounterStrike ¿y tú con Linux?
    – Mi iPhone es mejor que tu Nokia con Symbian
    Y esta historia siempre es igual: uno elige lo que le gusta, lo que le hace feliz, con lo que es más productivo, lo que quizá mejor conoce y luego se dedica a buscar sesudas razones “objetivas” para justificarlo.
    Pues yo, como ya comento, no lo voy a hacer. Creo que Mac OS X es un buen S.O. porque me hace feliz. No he usado Vista nunca pero XP no me parece un mal S.O. Es un kernel monolítico, y en el escritorio creo que tiene más posibilidades que Linux. Pero, como siempre, dependerá de quien se siente al otro lado del teclado. Seguro que Richard Stallman le saca partido a un Linux 🙂

  3. Pingback: Windows 7 corre que se las pela en mi viejo MacBook Pro

  4. La verdad es que estoy bastante de acuerdo y en parte BASTANTE identificado, por fortuna yo no duré tantos años antes de darme cuenta que estaba haciendo el tonto y si acaso tengo enojo no es tanto a las ideas que dieron origen al coso (las que respeto, lástima que en dicho mismo medio no se respeten tanto), ni al sistema (al que simplemente me limito a llamarlo mierda por ejemplo), sino más sería a la comunidad de talibanes que se han dedicado a vender mentiras sobreinfladas de Linux que no sé si algún día se hagan realidad, cuando en el presente lejos de ser el milagro prometido es un mojón.

    En lo que difiero es que pareces centrar la culpa en el purismo y la verdad es que no, porque a ver, en la GPL (o la licencia que sea) no está intrínseco que las cosas no funcionen o que se hagan de la forma más absurda posible; se podrían hacer las cosas bien y buenas con GPL libre y abiertas, pero el problema es que no se hacen y la culpa es que no hay programadores buenos, los programadores buenos quizás están contratados de primero por una gran empresa, o en su propia empresa tratándola de hacer grande, o lo que sea pero no están trabajando anónimamente para recibir nulo provecho a cambio de “prestigio”, por lo que los amateurs son los que parecen quedar para Linux. Otro culpable es la actitud de minimizar y hasta justificar esos problemas o directamente decir “no es verdad y lo que dices es porque eres un infiltrado de M$”, entre otras tantas cosas.

    Por ejemplo, ¿XFree86, esto y lo otro no son libres?, pues a mí me parece perfecto que no lo usen, después de todo la idea era hacer un sistema libre ¿o simplemente era no usar Windows? y así de paso no se ponen a ¿hurtar? cosas de otro sistema; me parece perfecto que quieran hacer otro propio, después de todo ni MS ni Apple se pusieron a coger cosas para hacer lo suyo; pero la idea es que esté bien y que funcione bien y es aquí donde se falló y donde se falla siempre, el problema no ha sido el purismo sino que nunca han sabido ni han tenido la capacidad de hacer las cosas. Por eso es que al final se dedican es a “imitar” (palabra que incluso les puede quedar grande) a los demás con años y décadas de retraso, resultado en copias malas.

    Otro gran problema son los dogmas, entre ellos los terribles dogmas del OpenSource, porque resulta que son todos falsos y que la gente llega a creerlos y “como son ciertos” entonces la realidad actual debe ser lo que dicen esas cosas “o sino entonces estás pagado por Microsoft”.

    Esos dogmas del OpenSource es que siempre produces código bueno-excelente-eficiente si es OpenSource. Si es OpenSource, el desarrollo es mucho más rápido y se llega a la meta mucho más rápido” y mejor.

    Claro, la realidad demuestra que esto son plamplinas unas tras otras tan grandes como el vacío del cielo.
    Por eso es que a la final para que no te des cuenta de ese bullshit es que el OpenSource te dice “usa el Cerrado si crees que es mejor ya que éso es ser OpenSource, pero úsalo en Linux”.

    • En mi caso, dejé Linux por las razones ya expuestas. No me arrepiento, aunque a veces siento una punzada de nostalgia. Es un sistema al que no me importaría volver algún día como S.O. del día a día. Pero ahora mismo, OS X cubre todas mis necesidades.

      Los “Talibanes” hacen mucho daño a una comunidad. Pasó con los Amigueros, que estaban todo el día diciendo a los que tenía PCs que sus equipos eran mejores. Tomaron el relevo muchos Linuxeros (no todos), especialmente los que no programaban. Ahora ese frente lo veo en los defensores a ultranza de Android. Ellos verán.

      En lo que no estoy de acuerdo es que el S.L. no genera buenos productos. El propio kernel de Linux, que es la base de Android, por ejemplo, no diría yo que es una mala pieza de software. Igualmente con Firefox, o Gimp, Blender y un larguísimo etc. Como usuarios que somos de tecnología, debemos buscar la mejor solución: es decir, la que nos hace más felices y soluciona mejor nuestro problema. Y no “odiar” otras opciones porque no son la nuestra.

      Es mi opinión, claro 😀

  5. Ése sentimiento de “nostalgia” lo entiendo y lo he compartido (aunque no sea precisamente lógico) y es debido al royo sentimental que rodea a eso, causado por todo eso de que “es comunitario”, “de todos”, “el mundo mejor”, uno crea empatía hacia un software (ilógicamente como dije) y tristemente es difícil matar esos sentimientos del todo, supongo que será nuestra naturaleza humana/animal. Pero que no quede duda de que esos sentimientos no tienen ningún sentido.

    También es cierto lo de los fanáticos Android (otro chasco que piqué :P, como dice el dicho, “si me lo hacen una vez… si me lo hacen dos veces…”, bueno al menos estuve más espabilado).
    Afortunadamente hoy gracias a que están saliendo opciones (como Ubuntu Phone, Firefox OS…) que aún hay que esperar a ver si son aunque sea son la mitad de lo que prometen, ahora más seguido uno puede ver que confiesan en voz alta que Android no era la octava maravilla que hace poco predicaban, que tiene deficiencias, lentitud, que siempre fue intento de copia de iOS, bla.

    Es verdad, no es cierto que el Software Llibre no genera buenos productos y de hecho hasta afirmé directamente que no es imposible que pueda hacer buenas cosas sólo por ser puristas libres; que hasta ahora no haya ocurrido cotidianamente es otra cosa y tiene sus razones, lo cuál es una realidad.
    Por cierto además de la carencia de programadores buenos también hay otra razón pero esa sí es muy compleja y larga de exponer aquí. Tiene que ver con que la principal motivación es el ego y orgullo personal (a veces hasta el odio) y no un plan empresarial de una directiva que force a que las cosas se hagan en una dirección y se acabó.

    Ahora, que el kernel sea “tan bueno” la verdad yo no sé. Yo y estoy seguro que nadie “ha comido kernel” y por ello más bien eso de que “el kernel Linux es grandioso” es un tópico que se repite a ciegas.
    Y mira qué curioso que los que usan OSX y Windows, no se masturban adorando a su kernel ni lo conocen y son los usuarios más felices que hay.

    GIMP, no tengo muchas quejas contra él, salvo el tema del montón de ventanas estaría solamente contento. Pero es cierto que gente que dice trabajar en el ramo asegura que GIMP no cumple.
    No culpo a GIMP, ése proyecto está en la ruina, todos lo usan, lo chupan y ninguno aporta; sobrevive con unos pocos miles de dólares anuales. Eso lo digo por empresas como Canonical, Novell, Mozilla que tienen mucho dinero y bien podrían dar unos míseros 10mil dólares cada uno y harían felices a GIMP.

    De Firefox hay que agarrarse, porque éste es otro que tiene una legión de fanáticos que más vale no decir la verdad.
    Pero la verdad es que Firefox es uno de los peores software que hay, malo es quedarse corto. Ha sido glorificado como regalo de dioses, pero siempre por más de un lustro de años ha tenido horribles problemas de memory-leaks, horribles tiempos de carga que en lugar de ser un simple navegador parece más un software de simulación de reacciones nucleares, ya una vez “cargado” también con horrible rendimiento, contrario a lo que dice la leyenda es un software tremendamente incompleto; todas fuertes señales de estar frente a presencia de un software malo, mal diseñado, mal programado y y ninguno, ni Chrome, ni Opera, ni Safari, ni IE, han padecido de eso ni de esa manera tan grave. Y como no, cualquier denuncia de problemas era “culpa tuya o de tu máquina o eres un agente de Microsoft diciendo mentiras” hasta que salió Chrome y la gente se empezó a cambiar y comenzaron a trabajar un poco más en serio.

Comments are closed.