The back-up week

Hoy comienza oficialmente “The back-up week”. Voy a intentar, en una semana, hacer copia de seguridad de todo, absolutamente de todo lo que he generado desde que me senté frente a un ordenador por primera vez en mi vida.

¿Ambicioso? Pues sí. Esto es como seguir una dieta: se intenta una y otra vez pero siempre se falla. Cuando empezamos a hacer copia de seguridad estamos seguros, convencidos de la necesidad de hacer la copia. Pero a medida que vamos avanzando, nos vamos encontrando con aquel cartel que hicimos para un cumpleaños de hace 10 años, que usaba Printmaster plus (vetusto programa que funcionaba en MS-DOS, no en Windos 3.11, sólo en MS-DOS) y ¿no vamos a echarle un vistazo?. Pero claro, para verlo hay que instalar el PM+ y ahora ya no tenemos MS-DOS. Pero bueno, ¿para qué están las máquinas virtuales?. Con nuestro VMWare nos instalamos un PC con MS-DOS en un momento y ya podemos verlo, y …

Y se pasa el día y estás jugando sólo cinco minutos a auqel juego con el que pasaste horas y horas hace un tiempo. O viendo las fotos de las navidades pasadas. O incluso intentando compilar aquel programa que era ANSI-C en Linux porque seguro que funciona.

¿Cuál es la solución para los que tenemos el síndrome de falta de atención y empezamos una cosa sin ser capaz de fascinarnos por la siguiente? Hacernos un plan. Por escrito. Ya sea en un papel o en un documento de Word. En mi caso, este plan lo voy a anotar a continuación, por si a alguien le sirve:

  1. En primer lugar, voy a “aligerar” los discos duros con cosas que son fácilmente copiables: películas en DivX, música en MP3, fotos de la cámara digital, etc. Se tira todo a DVD (ordenados o no, da igual) y se continúa. Tentación a salvar: ordenar las fotos, categorizar la música, buscar las carátulas de las películas por Internet para que quede más completo. El objetivo es hacer copia de seguridad. Otro día se pondrá todo bonito.
  2. Subir todo al repositorio CVS y luego pasar el repositorio a un DVD. Yo utilizo CVS aunque otra gente prefiera Subversion o incluso Visual Source Safe.
  3. Hacer copia de seguridad de la configuración de mis equipos (las carpetas /etc) para salvaguardarlo todo por si hay un desastre.
  4. Comprimir las carpetas de correo y pasarlas a CD. Ya no perderemos ni uno sólo de esos preciados mensajes del estilo “compra Viiiaaagggrrraaa”.
  5. Finalmente, cualquier otra cosa que haya bajado de Internet debe pasar a CD o DVD. El objetivo es poder formatear los discos duros y no perder ni un dato.

Como se puede ver, hay que llevar el síndrome de Diógenes digital al extremo. Aunque en mi caso tiene explicación: quiero reinstalar ambos ordenadores (mi servidor y el portátil) y ya de paso aprovecho para las copias de seguridad.