La Copa Davis

Lo pongo, más que nada, por fastidiar al que no pudo estar. La final de la Davis 2004, en Sevilla, fue una apoteosis. 26000 personas en un estadio de fútbol animando un partido de tenis. Lo más bonito es que en la grada había gente de todos lados, y todos animando a España como locos. Y con mucha educación: al iniciar el partido decisivo de Moyá se aplaudió a la afición de los USA que estaban apoyando a los suyos; cuando se jugaban los puntos se callaba “hasta el tato”.

Una experiencia muy bonita y altamente recomendable… para el que encontrara entradas